Amnistía Internacional

    Amnistía Internacional.

    Amnistía Internacional (AI) es una organización no gubernamental de carácter humanitario que opera a escala global y cuyo ámbito de actividad se centra en la denuncia de las violaciones de los derechos humanos, a través de acciones de investigación y movilización y sobre la base del mantenimiento de la más rigurosa imparcialidad.

    Fue fundada en 1961 por Peter Benenson (1921-2005), abogado británico que se ocupó durante años de la defensa de presos políticos en países como la Hungría de la órbita soviética del periodo socialista, la Sudáfrica del apartheid o la España del periodo franquista.

    Benenson optó por la creación de un organismo transnacional formado por voluntarios, cuyos objetivos cubrieran todos los puntos recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada en 1948 por las Naciones Unidas y complementada desde entonces por diversas declaraciones que ampliaban su marco.

    No obstante, su actividad se centra preferentemente en áreas específicas, como la defensa de la libertad de expresión, las campañas por la liberación de los presos de conciencia, la lucha contra la tortura y la pena de muerte, y la defensa de los derechos de los refugiados y de la población civil en conflictos armados.

    La estructura de la organización tiene su base en los grupos de socios voluntarios que, en conjunto, constituyen las sedes nacionales de AI en los distintos países. A nivel mundial, los dos principales órganos rectores son el Secretariado General, encargado de la gestión y coordinación de las actividades, y el Comité Ejecutivo Internacional, al que compete el diseño de las estrategias a seguir por la organización. Quien fuera presidente de este comité desde la fundación de AI hasta 1975, el irlandés Seán MacBride, fue galardonado con el Premio Nobel de la paz en 1974, mientras que en 1977 lo recibió la organización en su conjunto.

    En la década de 2000, el campo de acción de Amnistía Internacional se vio complementado por la acción de otras organizaciones afines como Human Rights Watch o la Organización Mundial contra la Tortura, de las que AI puede considerarse referente y precursora.