Organizaciones no gubernamentales

    Las organizaciones no gubernamentales, a las que genéricamente se suele aludir por medio de sus siglas ONG, son colectivos privados, dotados de una estructura interna más o menos compleja, que son independientes de los gobiernos y de los organismos internacionales constituidos por los estados a nivel global.

    Los campos en los que se desarrolla la actividad de las ONG son de la más diversa índole y se concentran en sectores que quedan desguarnecidos total o parcialmente por las políticas de los estados o de las organizaciones transnacionales.

    A continuación se enumeran algunas de las más significadas ONG que desarrollan su labor en la década de 2000, diferenciadas en función de sus principales áreas de actividad.

    1. Derechos humanos: Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Organización Mundial contra la Tortura, Liga Internacional de los Derechos del Hombre, Intercambio Internacional por la Libertad de Expresión, Transparencia Internacional, Comisión Internacional de Juristas.

    2. Asistencia humanitaria y cooperación al desarrollo: Cruz Roja, Médicos sin Fronteras, Oxfam, Save the Children.

    3. Iniciativas por la paz: Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersona, Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear.

    4. Protección ambiental: Greenpeace, Fondo Mundial para la Conservación de la Vida Salvaje (WWF, por sus siglas en inglés), Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra.

    Las ONG quedan tipificadas por su carácter privado y por no estar constituidas como partidos políticos, ni vinculadas a ellos. No obstante, ciertas corrientes críticas con algunas de estas organizaciones denuncian precisamente su dependencia de determinados gobiernos, debido a la financiación que reciben de ellos. En este contexto, once de las mayores ONG elaboraron en 2007 un código ético de conducta, destinado a incrementar la transparencia y la imparcialidad de las ONG.

    Parte de la financiación de la mayoría de las ONG procede de estamentos gubernamentales, si bien el resto proviene de las aportaciones de sus socios, de contribuciones privadas y de organizaciones intergubernamentales.

    Las ONG comenzaron a configurarse en el siglo XIX, siendo la Cruz Roja una de las primeras en constituirse a nivel mundial, en 1864. Este tipo de organizaciones recibieron un estatus formal en 1945, cuando la Carta de las Naciones Unidas las reconoció como entidades a las que podía otorgar rango de órgano consultivo, en el marco del Consejo Económico y Social (ECOSOC).

    Su expansión ha experimentado un ingente desarrollo, en especial desde la década de 1970. A modo de referencia, puede apuntarse que el número de colectivos asimilables a las ONG a principios del siglo XX apenas superaba el centenar. En cambio, a mediados de la década de 2000 se cuantificaba una cifra de ONG, a las que las Naciones Unidas reconocían rango consultivo, próxima a los dos millares, mientras que su número total se estimaba en torno a las seis mil, sólo considerando las que operan a escala internacional.

    Modernamente numerosas ONG han adquirido una creciente importancia en el escenario político internacional, colaborando con gobiernos y organizaciones intergubernamentales en un cada vez mayor número de asuntos, dentro del contexto de la globalización social y política.

    El Premio Nobel de la paz ha sido otorgado a ONG como la Cruz Roja, en 1917, 1944 y 1963; Amnistía Internacional, en 1977; la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear, en 1985; la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersona, en 1997; o Médicos sin Fronteras, en 1999.