Matriarcado

    El matriarcado es un tipo de organización social y jurídica en el cual el poder familiar y estatal es ejercido por las mujeres. El término fue acuñado por vez primera por el jurista y filólogo suizo Bachofen, quien publicó en 1861 un volumen con ese nombre, siguiendo el modelo ya propuesto para su opuesto, el término patriarcado. Según sus tesis, la sociedad ha evolucionado pasando por tres niveles sucesivos: heterismo o sociedad promiscua; ginecocracia o sociedad matriarcal; y sociedad patriarcal o sociedad civilizada. Este esquema de pensamiento fue continuado después por los partidarios de la teoría evolucionista, especialmente Morgan. Hoy en día, después de más de cien años de investigación, estas tesis han quedado ampliamente superadas, aunque el término matriarcado ha quedado ya establecido para definir un tipo hipotético de sociedad en que la mujer ocupa un lugar dominante sobre el hombre.

    Tradicionalmente ha existido cierta confusión entre los términos matriarcado, matrilinaje y matrilocalidad. Matriarcado refiere a una sociedad dominada, en todos sus ámbitos, por las mujeres, y la investigación histórica o etnográfica no ha podido determinar fehacientemente la existencia de este tipo de sociedades, más allá de relatos no contrastados sobre pueblos como el de las amazonas. Matrilinaje y matrilocalidad, sin embargo, son reglas de parentesco que existen y han existido en numerosas sociedades. El matrilinaje es una regla según la cual el grupo de parentesco al que pertenece un individuo y la posición social que ocupa vienen definidos por los lazos de parentesco trazados exclusivamente por la línea femenina. La matrilocalidad es una regla por la cual el marido y sus hijos residen en el domicilio de la mujer. Es preciso señalar que ninguna sociedad conocida presenta una organización matriarcal, pese a existir algunas caracterizadas por tener una filiación matrilineal y un patrón de residencia patrilocal.