Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA)

    La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, representada bajo las siglas de ALBA, es una propuesta de integración de los países que la conforman basada en la lucha contra la pobreza y la exclusión social. Nacida en buena medida como contrapartida al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), el ALBA pretende crear mecanismos de cooperación entre los Estados componentes con el fin de corregir las desigualdades en su crecimiento y desarrollo.

    Los ámbitos prioritarios de actuación del ALBA son la erradicación de la pobreza y la lucha contra el analfabetismo. Defiende el apoyo a la agricultura de los países de la zona, al considerar que esta labor resulta esencial para su progreso. En consecuencia, combate frontalmente la importación de bienes agrícolas foráneos.

    El ALBA rechaza además las políticas de ajuste estructural propuestas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, así como las férreas reglas de actuación de la Organización Mundial del Comercio.

    Según sus impulsores, el ALBA hunde sus raíces en diversas actuaciones surgidas durante el mismo proceso de independencia de las naciones latinoamericanas. Entre ellas figuran los Planes de Gobierno publicados por Francisco de Mirandaen 1801, los Bandos sobre tierras y esclavos (que abolían la esclavitud y el tributo indígena) elaborados por Miguel Hidalgo en 1810, la Carta de Jamaica suscrita por Simón Bolívaren 1815 y el Reglamento de Tierras elaborado por José Artigas, también en 1815.

    El ALBA se creó en diciembre de 2004 por un acuerdo suscrito entre los mandatarios de Venezuela, Hugo Chávez, y Cuba, Fidel Castro. En 2006 Bolivia se sumó al pacto y en 2007 Nicaragua firmó su ingreso en la institución.

    En los años siguientes se incrementó el número de países miembros del ALBA, con la incorporación de Dominica (2008), Antigua y Barbuda, San Vicente y las Granadinas (2009) y Ecuador (también en 2009). En 2012, Haití, Santa Lucía y Surinam se convirtieron en Estados miembros invitados especiales. Honduras perteneció a esta organización entre los años 2008 y 2009.

    En abril de 2010, con motivo de la celebración de la novena cumbre del ALBA en Caracas, los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros firmaron una declaración conjunta en la que abogaban por trabajar por el objetivo común de afirmar el valor de la vía revolucionaria para instaurar y defender la independencia y el socialismo.