Problemas de gramática

    La gramática es la rama de la lingüística que estudia la estructura de una determinada lengua, desde un análisis sistemático, y que comprende los cuatro niveles idiomáticos: fonología, morfología, sintaxis y semántica.

    En el caso del español, la Real Academia Española (RAE) es la institución encargada de establecer las reglas gramaticales.

    El conocimiento de las normas gramaticales es importante porque permite escribir y hablar correctamente la lengua, lo que a su vez posibilita la adecuada aprehensión del significado y del sentido de los textos y los mensajes. Así, por ejemplo, un signo de puntuación tan sencillo como una coma, según donde se coloque puede variar por completo el sentido de una frase, somo ocurre en el siguiente caso: Indulto no, ejecución. Indulto, no ejecución.

    Asimismo, la correcta grafía de los términos permite diferenciar el significado o el sentido de muchos que sólo difieren formalmente en la presencia o no de tilde o en el uso de determinadas letras en lugar de otras. Baste como ejemplos: vaya (presente de subjuntivo del verbo ir) y valla (sustantivo) o ahí (adverbio), hay (presente del verbo haber) y ¡Ay! (interjección).

    Para dominar la gramática de una lengua hay que conocer, además de las reglas básicas, las dificultades más frecuentes y cómo resolverlas. En concreto, las más habituales de la lengua española son las relativas a:

    • anacolutos

    • concordancia sintáctica

    • dequeísmo

    • queísmo

    • laísmo

    • leísmo

    • loísmo