Música (historia)

La historia de la música culta occidental se ha dividido tradicionalmente en periodos adaptados de otras ramas de la historia. Esto se debe en parte a que la musicología nació algo después que las disciplinas humanistas afines y en parte a que muchos historiadores de los siglos XIX y XX creían que la historia de la música debía seguir necesariamente las pautas de la historia cultural en general, ya que cada etapa se expresa por igual en todas las esferas políticas, sociales y culturales.

Periodos de la historia de la música

Los principales periodos que se identifican son los siguientes (con fechas aproximadas y debatidas con mucha frecuencia):

  • Antigüedad clásica (siglo VIII antes de Cristo-500), haciendo especial énfasis en la música de Grecia y Roma.

  • Edad Media (500-1430), subdividida a su vez en monofonía (monodia religiosa o canto gregoriano y monodía profana o canto trovadoresco) y polifonía (Ars antiqua y Ars nova).

  • Renacimiento (1430-1600), dividido en dos fases: de 1430 a 1500 y de 1500 a 1600.

  • Barroco (1600-1750), dividido en tres etapas: primer Barroco (1600-1640), Barroco intermedio (1640-1700) y Barroco de madurez (1700-1750).

  • Clasicismo (1750-1820), dividido asimismo en tres subperiodos: clasicismo temprano (1720 a 1765), solapado con el barroco de madurez; clasicismo central (1765-1800); y clasicismo de madurez (1800-1820).

  • Romanticismo (1820-1890), dividido en primer romanticismo (1820-1850) y segundo romanticismo (1850-1890).

No se ha adoptado aún de manera generalizada un término comparable para describir el siglo XX: para la Edad Contemporánea se ha optado por las denominaciones de «posromanticismo» (término a veces discutido que englobaría a su vez el impresionismo y el neoclasicismo) y «vanguardias musicales» (dodecafonismo, serialismo, música electrónica, música concreta, minimalismo, etc.).

Durante el siglo XXI se mantuvieron los principales elementos distintivos de la música culta contemporánea heredada de las décadas precedentes. Como corrientes más asentadas cabe mencionar el posmodernismo, con sus expresiones deconstructivas de la modernidad artística; el poliestilismo, entendido como una combinación mixta de diversas técnicas y estilos; y el eclecticismo, que reinterpretaba de forma híbrida aportaciones de diversos estilos, tanto clásicos como populares. Los avances tecnológicos ligados al desarrollo de Internet, los avances de la tecnología digital y los contenidos multimedia dejaron sentir su impronta en las creaciones musicales de los inicios de esta centuria.

Cada uno de los términos citados, así como sus correspondientes fechas, han planteado problemas considerables a la hora de relacionar su significado heredado con materiales específicamente musicales. Habitualmente, las fechas han tenido que elegirse algo más tarde que las utilizadas en los campos de los que se tomaron prestados estos términos y se han identificado subperiodos, definidos a veces en términos más específicamente musicales, para enfrentarse a los lapsos de tiempo más amplios que incluyen tipos de música radicalmente diferentes. No obstante, los términos siguen utilizándose al menos como una convención establecida.