Libertad

    El concepto de libertad posee un gran número de connotaciones y significados, y constituye una de las realidades más complejas e importantes del mundo del pensamiento, puesto que determina no sólo el carácter ético del ser humano, sino también la posibilidad de conocer el mundo o la manera en la que Dios se relaciona con el hombre.

    Desde una perspectiva general, se suele hablar de dos significados elementales del concepto de libertad:

    1. Libertad positiva. Es autodeterminación y supone que los actos de un ser no se hallan condicionados por ningún otro ser o por ninguna circunstancia. Esta libertad, que es la libertad absoluta, implica que algo es causa de sí mismo en su actuar, y está íntimamente ligada con el concepto de voluntad. Así, sólo se actúa con libertad cuando se hace desde la falta de coacciones y desde la asunción voluntaria del propio querer.

    Por otra parte, la consideración de la existencia de coacciones al actuar humano no sólo se refiere a los límites externos, sino también a los internos, que son los que resultan de las emociones como el miedo o el deseo. Los autores que más páginas dedicaron a esta forma de libertad fueron Aristóteles, Orígenes o Leibniz, quien la enfrentó a la noción de Dios.

    2. Libertad negativa. Es elección dentro de unas circunstancias concretas. Frente a la libertad como autodeterminación, que sólo considera la potencialidad del actuar, la libertad negativa se refiere a los límites reales en los que se desenvuelve el hombre. Así, el ser humano no es un ente que dispone de la realidad a su antojo, sino que, desde que comienza a existir, tiene que contar con los límites efectivos que delimitan su vida. Esta libertad, que Immanuel Kant llamó "libertad finita", parte de una estimación material, y no trascendental, de la existencia. Entre los autores que más han tratado este aspecto de la libertad destacan John Locke, Leibniz, Kant o Henri Bergson, quien tuvo el mérito de relacionar el concepto de libertad negativa con el concepto de persona.

    Mención aparte merece la obra del filósofo contemporáneo Isaih Berlin a propósito del tema, quien terminó delimitando una teoría general y ortodoxa del concepto de libertad.Por otra parte, cabe señalar que existen muchas otras formas de caracterizar la libertad y que se han desarrollado muchas otras tipologías; sin embargo, debido a su significación dentro de la historia de la filosofía, ésta es la más importante.