Postestructuralismo

    El postestructuralismo es una realidad filosófica difícil de definir, ya que ni los propios integrantes del movimiento se consideran tales, ni se puede hacer una diferenciación radical entre aquél y el estructuralismo.

    El concepto surgió a finales de los años sesenta para definir la postura crítica de los autores estructuralistas frente al mismo estructuralismo que ellos habían desarrollado años atrás o la ortodoxia creada por Lévi-Strauss. Jaques Lacan, Michel Foucault o Roland Barthes son postestructuralistas.

    A grandes rasgos, se puede advertir cómo el postestructuralismo supone, en cierta medida, una reformulación crítica de los viejos conceptos empleados por el primer estructuralismo. Esto se hizo evidente sobre todo a partir de la obra de Jaques Derrida Estructura, signo y juego en las ciencias humanas, en la que destaca el concepto de juego y la confrontación de la visión dualista de la realidad por parte de metafísicos y estructuralistas con una perspectiva plural, mucho más fiel a la realidad en el sentido en que abarca más facetas y periodos históricos más extensos.

    Sin embargo, desde un punto de vista más general, el postestructuralismo asume la mayor parte de las convicciones del estructuralismo, según las cuales:

    1. Se niega la identidad moderna del sujeto contemporáneo, que es escindido en diversas facetas o regiones a partir de los estudios de Karl Marx, Sigmund Freudo Friedrich Nietzsche, quienes distinguieron entre economía e ideología, consciente e inconsciente, y voluntad y representación respectivamente.

    2. Se considera también que el sujeto no es el centro de la historia o de la sociedad, y que éste es más bien el resultado o el producto de unos condicionamientos culturales, económicos o políticos. Un ejemplo de esto es la psicología de Jacques Lacan, quien describe cómo el lenguaje heredado funciona en realidad como un órgano alienante.

    3. Se cuestiona el dinamismo social a partir de las relaciones entre los significados y el poder, acabando así con las concepciones modernas de la dinámica histórica.

    4. Desde un punto de vista literario o semiológico, se entienden los textos a partir de su relación con otros textos, apuntando así la existencia de una estructura gramatical dominante que determina de principio a fin el sentido de cada idea.

    Los autores en los que se inspiraron los pensadores postestructuralistas son, además de los ya señalados, Martin Heidegger y Ferdinand de Saussure.