Sacramento

Los sacramentos se pueden definir como los ritos elementales dentro de la práctica del cristianismo. Éstos tendrían la función de conmemorar el origen de la propia religión cristiana, así como la de santificar el mundo laico a través de la actualización de la gracia de Dios. El oficio de los sacramentos requiere de la existencia de unos sacerdotes, que son los que se encargan de hacer de mediadores entre Dios y los hombres. Los sacerdotes se encargan de oficiar la eucaristía, el perdón de los pecados o el bautismo.

El origen de los sacramentos se halla en la misma vida de Cristo, quien a través de sus obras instituyó una serie de ritos elementales, como el de la eucaristía. Los problemas surgieron, sin embargo, cuando a partir del siglo que siguió a su muerte se trató de dar con el sentido de estos ritos.

La Patrística fue la encargada de establecer los primeros significados de los sacramentos a través del estudio de los textos sagrados, llegando a la conclusión de que su función elemental era la de salvar a los hombres del pecado.

Esta primera interpretación, que estuvo marcada por el influjo de Platón en el pensamiento de los primeros Padres de la iglesia, se transformó radicalmente a partir del último medievo, cuando la Escolástica trató el concepto de sacramento a partir de la lectura de las obras de Aristóteles, que los llevó a diferenciar entre la materia y la forma de éstos.

A partir de la edad moderna, el número y la naturaleza de los sacramentos fue determinado por los distintos concilios, destacando los de Trento, Vaticano I y Vaticano II.

En la actualidad, la Iglesia católica cuenta con siete sacramentos distintos, cada uno de los cuales posee su propia significación y su propia función:

Bautismo

Se trata del rito iniciático más importante dentro de la iglesia, y fue tomado de la tradición judaica y del episodio en el que Juan el Bautista bautizó a Cristo en las aguas del río Jordán.

Confirmación

Consiste en la asunción consciente, madura y racional de los compromisos adquiridos en la niñez con el bautismo.

Eucaristía

Constituye la base del cristianismo, y supone la conmemoración del sacrificio de Cristo por los hombres.

Penitencia

Es el sacramento gracias al cual se perdonan los pecados.

Unción de los enfermos

Se trata del rito a través del cual se acerca a los enfermos a la presencia de Dios antes de la muerte.

Orden sacerdotal

Es el sacramento mediante el que se instituye la misión de Dios.

Matrimonio

Consiste en la unión de un hombre y una mujer bajo el reconocimiento de la iglesia y Dios.