Patrimonio de la Humanidad

    Iglesia del Rosario de Puebla, una de las ciudades de México consideradas Patrimonio de la Humanidad.

    Programa de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) iniciado en 1972 y destinado a la catalogación y habilitación de las correspondientes medidas de protección y conservación de todos aquellos lugares del mundo que debieran considerarse como parte de la herencia común del ser humano. Los sitios incluidos en la lista que surgió de la aplicación de ese programa se integraron desde entonces en el denominado Patrimonio de la Humanidad o Patrimonio Mundial.

    De él forman parte entornos naturales o erigidos por el hombre, tales como bosques, montes, lagos, entornos marinos, monumentos específicos, complejos monumentales y núcleos históricos de ciudades enteras. En 2007 la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO contaba con más de 830 sitios declarados, en los cinco continentes. Desde su constitución, más de 180 países se adhirieron al programa.

    Los criterios de selección de los entornos integrados en la lista del Patrimonio de la Humanidad tienden a resaltar tanto valores históricos, artísticos o culturales en general como a poner de manifiesto aspectos inherentes a la riqueza natural de los lugares considerados.

    Cabe citar entre dichos criterios el hecho de que los entornos seleccionados se consideren obras maestras del genio creativo humano, que incorporen elementos arquitectónicos o urbanísticos de especial relevancia, que sean testimonios singulares de tradiciones o civilizaciones contemporáneas o pasadas, o que constituyan ejemplos de ecosistemas, formaciones geológicas o paisajes de especial belleza.

    De ahí que en su multiforme contexto se encuadren lugares tan diversos como los glaciares andinos de Argentina, las pirámides de Giza (Egipto), la estatua de la Libertad neoyorkina (Estados Unidos) o la Alhambra de Granada (España), ínfima pero significativa muestra de la pluralidad que el ingente patrimonio humano comprende.