Partido Blanco (Uruguay)

    Nombre por el que es conocido el Partido Nacional uruguayo, formación política de tendencia conservadora y nacionalista que, junto con el Partido Colorado, ha sido protagonista de la historia contemporánea de Uruguay.

    A partir de la década de 1830 comenzaron a configurarse los dos grandes partidos que articularían el sistema político uruguayo a lo largo de más de siglo y medio, en torno a dos de las figuras señeras de la incipiente independencia uruguaya: Manuel Ceferino Oribe y Fructuoso Rivera. Los seguidores de Oribe, fundador del Partido Blanco, se mostraban partidarios de los intereses de los terratenientes del ámbito rural, en tanto que los riveristas, antecesores del Partido Colorado, constituían las clases burguesas de los entornos urbanos.

    Desde esta base el Partido Blanco representó los intereses conservadores y, aunque mantuvo siempre una importante representación política y social, sus miembros sólo consiguieron alcanzar el poder en las elecciones de 1958 y 1962, tras prácticamente un siglo de existencia como partido. En ambas ocasiones ejercieron ese poder a través de un Consejo Nacional de Gobierno, integrado por nueve miembros, ya que entre 1951 y 1966 la figura del presidente de la república permaneció anulada por la Constitución.

    Más tarde, entre 1990 y 1995, ocupó la presidencia el dirigente blanco Luis Alberto Lacalle y, ya en la década de 2000, la tradicional polarización entre blancos y colorados se quebró con la victoria en las elecciones de 2004 de Tabaré Vazquez, candidato de la coalición Encuentro Progresista-Frente Amplio-Nueva Mayoría, que aunaba a numerosos partidos de izquierda y que en 2005 se unieron en el Frente Amplio.

    No obstante, el Partido Blanco se ha mantenido como segunda fuerza política del país y principal fuerza opositora.