Empleo de la letra b

    En la lengua española se escriben con la letra b:

    • Los verbos cuyo infinitivo acaba en -buir. Por ejemplo, contribuir.

    • Los verbos cuyo infinitivo termina en -bir, salvo hervir, servir y vivir, y sus compuestos, como sobrevivir. Por ejemplo, escribir.

    • Las formas verbales acabadas en -aba, -abas, -ábamos, -abais y -aban, correspondientes al pretérito imperfecto de indicativo de los verbos de la primera conjugación. Por ejemplo, amaba.

    • Las formas verbales del pretérito imperfecto de indicativo del verbo ir: iba, ibas, íbamos, ibais, iban.

    • Los verbos beber, caber, deber, haber y saber, y todas sus formas verbales que contengan el fonema /b/.

    • Las palabras en las que el fonema /b/ preceda a otra consonante, a excepción de ovni. Por ejemplo, blusa, sobre, observar, abdicar, subterráneo. Vocablos como substancia se emplean ya sin la b: sustancia.

    • Las palabras en las que el fonema /b/ está al final de las mismas. Por ejemplo, nabab.

    • Las palabras que empiezan por bu-, bur- y bus-, a excepción de vudú y sus palabras derivadas. Por ejemplo, buena, bursátil, búsqueda.

    • Las palabras que comienzan por los prefijos que significan `dos´ bi-, bis- y biz-. Por ejemplo, bimestral, bisnieto, biznieto.

    • Las palabras que empiezan o finalizan en bio –prefijo o sufijo que significa `vida´–. Por ejemplo, biografía, microbio.

    • Las palabras que comienzan por biblio-, prefijo que significa `libro´. Por ejemplo, biblioteca.

    • Las palabras compuestas cuyo primer lexema es bien o bene. Por ejemplo, bienvenida, benévolo.

    • Las palabras finalizadas en el sufijo -abilidad, salvo civilidad y movilidad, y sus compuestos. Por ejemplo, habilidad.

    • Las palabras acabadas en la terminación -bundo o -bunda. Por ejemplo, vagabundo.

    El empleo de las letras b o v permite distinguir palabras –homófonas–. Por ejemplo, baca (`portaequipajes de un automóvil´) y vaca (`hembra del toro´).