Astrobiología

    También llamada exobiología y xenobiología, la astrobiología se define como una rama de la biología y la astronomía que se dedica a la búsqueda de indicios de vida extraterrestre y, en particular, de vida inteligente en el espacio exterior. Esta ciencia se sustenta en una serie de argumentos científicos de cierta solidez que apuntan a la posibilidad de existencia de vida en el cosmos, aparte de en la Tierra, si bien hasta la fecha no se ha encontrado ninguna prueba concluyente.

    La base de la astrobiología es el estudio de las condiciones que hacen posible la vida en la Tierra. La presencia de agua líquida y una química basada en el carbono con abundancia de elementos atómicos más pesados que el hidrógeno o el helio (constituyentes esenciales del Universo) son dos de estas condiciones primigenias.

    Para que confluyan, es preciso, por una parte, que el Sistema Solar se haya generado a partir del material agregado tras la explosión cataclísmica de otras estrellas, de manera que los elementos químicos pesados que hubiera en el núcleo de éstas hayan podido dispersarse por la Galaxia. Además, la presencia de agua líquida (así como su coexistencia con hielo y vapor de agua) es posible por la distancia Tierra-Sol, suficientemente alejada para evitar los efectos más destructivos de la radiación solar, pero lo bastante próxima para conseguir un intervalo de temperatura superficial apto para la vida.

    De este modo, los estudios de la astrobiología se concentran en descubrir exoplanetas que compartan ciertas características físicas con la Tierra. Esta búsqueda es, de por sí, muy dificultosa, aunque en las dos últimas décadas se han producido avances esperanzadores. Asimismo, la búsqueda de vida (o de sus restos fósiles) en otros lugares del Sistema Solar se dirige sobre todo a entornos relativamente favorables, como el planeta Marte o los satélites Europa (de Júpiter) o Titán (de Saturno). No se han encontrado pruebas fehacientes al respecto.

    Otro procedimiento de búsqueda de vida extraterrestre, en este caso inteligente, es el asociado con el denominado Programa SETI. Tal iniciativa propugna una búsqueda en el firmamento, con el máximo apoyo tecnológico y humano, para encontrar posibles radiaciones luminosas o electromagnéticas que pudieran asociarse a un patrón de comunicación premeditada. En este contexto, el proyecto SETI@home difundido en Internet reclama la ayuda de internautas voluntarios para que pongan a disposición de la iniciativa la potencia de máquina de sus computadoras con el objeto de procesar con la máxima celeridad posible la ingente cantidad de informaciones recogidas del escrutinio electromagnético del espacio exterior.