BRICS

    Denominación genérica aplicada en economía a un conjunto de países constituido por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, cuyas iniciales dan nombre al grupo. Estos países comparten como características principales su condición de economías en rápido desarrollo que, en su momento, no estaban encuadradas en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ni figuraban en los círculos internacionales de máximo poder económico.

    Algunos rasgos distintivos comunes a los países BRICS son una alta población distribuida en un territorio extenso, la abundancia de recursos energéticos y naturales propios y cifras de crecimiento del producto interno (interior) bruto (PIB) importantes en los últimos años, aun en un contexto de dura crisis económica internacional. Estas características les confieren una notable importancia geoestratégica y los convierten en polos de desarrollo económico y comercial y en potencias regionales en sus respectivos entornos.

    El término fue acuñado en 2003 por el estadounidense Jim O’Neill, economista de la firma Goldman Sachs, para referirse inicialmente sólo a los primeros cuatro de los países indicados (Brasil, Rusia, India, China). Según O’Neill, estas cuatro naciones, consideradas potencias emergentes, estaban llamadas a liderar la economía mundial mediado el siglo XXI, en sustitución de los países integrantes del Grupo de los Siete (G-7, integrado por los Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Italia, Canadá y el Reino Unido). Según las predicciones de este y otros economistas, en 2050 Rusia y Brasil serían los principales productores mundiales de materias primas, mientras que China y la India, los países más poblados del planeta, se convertirían en los mayores productores de bienes manufacturados.

    La denominación BRICS, con la inclusión de Sudáfrica como quinta potencia emergente, tuvo aceptación en las reuniones de expertos y en los medios periodísticos. Los Gobiernos de los países concernidos coordinaron asimismo sus esfuerzos para erigirse colectivamente en un actor importante en la toma de decisiones económicas y estratégicas a escala internacional. Otros dos estados, México y Corea del Sur (sobre todo si, como preveían a largo plazo los economistas, se reunificaba con Corea del Norte), podrían compartir los parámetros macroeconómicos y demográficos y las aspiraciones de los BRICS. Sin embargo, no se consideraron integrantes de esta corriente por ser ya miembros de la OCDE.

    El grupo de los BRICS, aun sin constituir una entidad homogénea ni políticamente organizada, participó en reuniones conjuntas con el fin de definir algunas políticas comunes. En este contexto, los miembros de sus Gobiernos respectivos celebraron como un avance en el reconocimiento de su peso en las relaciones internacionales el nombramiento en mayo de 2013 del candidato brasileño Roberto Carvalho de Azevedo como director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Azevedo superó en las votaciones a su principal contrincante, el mexicano Herminio Blanco, quien contaba con el respaldo de la Unión Europea (UE) dentro de la organización.