Burbuja inmobiliaria

    Conjunto de condiciones de compraventa de bienes inmuebles en el que priman factores especulativos por encima del valor real de las viviendas. Las burbujas inmobiliarias crean un crecimiento artificial de los valores de las propiedades inmobiliarias que los alejan del justiprecio, dificultan el acceso a los mismos para personas de menor poder adquisitivo, falsean el valor de las viviendas de alquiler y perturban la evolución lógica del mercado.

    En general, las burbujas inmobiliarias se acompañan de un boom de la construcción y son propias de estadios económicos de alto crecimiento y bajos tipos de interés. Cuando estas condiciones se revierten, ya sea por una contracción económica que eleva el desempleo o por un aumento de los tipos crediticios, a menudo el mercado de la vivienda y la construcción experimenta una rápida desaceleración, con frecuencia desordenada, que provoca serios desajustes sectoriales y macroeconómicos.

    La persistencia de una burbuja inmobiliaria en Norteamérica y Europa desde los inicios del siglo XXI se ha citado como uno de los factores que precipitó la grave crisis económica y financiera extendida por amplias regiones del planeta a partir de 2008. El estallido de la crisis, que tuvo lugar en los Estados Unidos, se asoció a la quiebra técnica en la que se sumieron numerosas entidades financieras del país que habían concedido créditos hipotecarios de alto riesgo al amparo del desmesurado crecimiento de los precios de viviendas y otras edificaciones.