Plutón

    La ilustración muestra un montaje fotográfico de Plutón y su satélite Caronte.

    Objeto planetario del Sistema Solar, que durante varias décadas fue considerado el menor y más alejado de sus planetas. A partir de 2006, la Unión Astronómica Internacional (UAI) modificó la clasificación de Plutón y pasó a considerarlo un planeta enano. Esta decisión vino a reconocer que Plutón no es sino uno más de los miembros integrantes del cinturón de Kuiper, una región del Sistema Solar, más allá del planeta Neptuno, que comprende al menos 800 objetos conocidos.

    Plutón fue descubierto en 1930 por el astrónomo estadounidense Clyde W. Tombaugh. Es un objeto astronómico rocoso, constituido principalmente por silicatos y metano sólido. Con un diámetro de unos 2.300 km, tiene un tamaño aproximadamente igual a dos tercios del de la Luna terrestre y está situado a una distancia media del Sol cercana a los 6.000 millones de kilómetros.

    La órbita de Plutón es acusadamente excéntrica, hasta el punto de que, durante una parte de su trayectoria alrededor del Sol, llega a situarse más cerca del astro que Neptuno. A pesar de ser considerado un planeta enano, Plutón cuenta con un satélite natural, bautizado con el nombre de Caronte, que es el más grande conocido comparativamente con el tamaño de su planeta. Plutón tiene al menos otras cuatro lunas naturales.

    Desde su descubrimiento y hasta los inicios de la década de 2000, Plutón fue considerado indubitadamente como el noveno planeta del Sistema Solar. Sin embargo, el hallazgo en 2002 de otro objeto transneptuniano, llamado Quaoar, con un diámetro de cerca de 1.300 kilómetros, de escala comparable a Plutón, llevó a reflexionar sobre la clasificación de estos cuerpos celestes. En 2004 se encontró otro objeto relativamente masivo del cinturón de Kuiper, que fue bautizado como Sedna, y en 2005 esta sucesión de hallazgos se amplió con el de Eris, un objeto transneptuniano de dimensiones comparables.

    Todos estos cuerpos planetarios compartían características genéricas semejantes entre sí y muy diferenciadas de las de los grandes planetas exteriores y gaseosos del Sistema Solar: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Tras varios años de consideraciones, la UAI llegó a la determinación de que resultaría conveniente adscribir a Plutón a la nueva categoría de planeta enano, junto a sus equivalentes transneptunianos, después de unos debates no exentos de controversia. La decisión hubo de enfrentarse a la opinión de varios grupos de astrónomos y a una corriente de resistencia popular, que era contraria al cambio por razones históricas.