Ecografía

    La ecografía es una técnica médica de diagnóstico por imagen basada en el uso de ultrasonidos. También se conoce por ultrasonografía o ecosonografía. Esta denominación se aplica igualmente a los registros o imágenes obtenidos mediante la realización de un examen con esta técnica.

    El fundamento de la ecografía es relativamente sencillo. Mediante un equipo específico, llamado ecógrafo, se emiten ondas acústicas en el dominio de los ultrasonidos (con frecuencia superiores a 20.000 hercios) sobre el órgano o la estructura anatómica sujetos a estudio. Estas ondas inciden sobre este órgano o estructura y se reflejan desde su superficie.

    El diseño esquemático del ecógrafo consiste en un transductor piezoeléctrico para la emisión de las ondas ultrasónicas y también para su detección, conectado a una computadora y una pantalla, para su captación, registro, interpretación y visualización. Los materiales piezoeléctricos convierten tensiones mecánicas en electricidad, y a la inversa. Los registros e imágenes de una ecografía se construyen a partir del tratamiento informático de dos parámetros: el tiempo transcurrido entre el envío del ultrasonido y la recepción del eco y la intensidad de dicho eco.

    A menudo, la ecografía se realiza con transductores externos, que se aplican sobre la superficie del cuerpo que se pretende explorar. Con este enfoque, las técnicas ecográficas ofrecen información diagnóstica de alto interés en la exploración de los tejidos blandos del cuerpo, como tendones, músculos, articulaciones, mamas y glándulas tiroideas.

    En otras especialidades, es preciso introducir el transductor en el interior del cuerpo mediante un endoscopio, para la observación con mayor detenimiento y cercanía de estructuras o fenómenos concretos. La ecografía puede utilizarse asimismo como procedimiento de guiado y visualización para la toma de muestras anatómicas y la realización de intervenciones médicas. Para algunas modalidades se utilizan como refuerzo agentes de contraste.

    Algunas modalidades de la ecografía reciben denominaciones específicas. Así, la ecocardiografía consiste en la realización de una ecografía del corazón y las estructuras cardiacas por vía transtorácica (a través del tórax) o transesofágica (del esófago). En la primera se coloca una sonda en la cara anterior del tórax y el transductor sobre la superficie torácica. Dicho transductor está provisto de un cristal piezoeléctrico que recoge los sonidos rebotados en el corazón y los transmite al equipo de registro, tratamiento y visualización. En la ecocardiografía transesofágica se introduce una sonda a través del esófago de forma endoscópica, con el paciente sedado, de manera que en el extremo de la sonda se acopla un transductor giratorio que emite y recoge las señales ecográficas.

    Por su parte, la ecografía Doppler hace uso del efecto Doppler para determinar las características del flujo sanguíneo y de otros fluidos corporales en movimiento dentro del organismo. La combinación de la ecografía Doppler (o eco-Doppler) y la ecocardiografía permite realizar un estudio completo no sólo del corazón y las estructuras anexas, sino también del movimiento de la sangre a través de las arterias y otros vasos sanguíneos. Tiene especial interés asimismo la ecografía Doppler transcraneal, para el estudio del flujo sanguíneo de las arterias intracraneales y de las formaciones vasculares de la base del cráneo.

    Aunque presenta algunos inconvenientes, como las dificultades para penetrar a través del hueso y de los gases, como el aire, la ecografía tiene algunas ventajas reseñables con respecto a otros métodos de diagnóstico por imagen. En sus modalidades externas, no endoscópicas, permite obtener imágenes en tiempo real mediante equipos de uso sencillo, a veces portátiles que pueden llevarse junto a la cama del paciente. Por otra parte, es un procedimiento de coste relativamente bajo y, de forma importante, no expone al usuario a radiaciones ionizantes potencialmente nocivas para su salud. Esta última consideración hace de la ecografía un medio idóneo para el seguimiento del desarrollo del embarazo en las mujeres gestantes.