Foro Económico Mundial (Davos)

    El Foro Económico Mundial, conocido también por sus siglas FEM o, en inglés, WEF, es una fundación sin ánimo de lucro que tiene su sede en el municipio de Coligny, en el cantón de Ginebra, Suiza. Creada en 1971, esta fundación, que expresa su compromiso con “la mejora del estado del mundo”, se ha constituido como una organización internacional para la cooperación pública y privada y actúa como observadora en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas.

    El FEM es conocido especialmente por la celebración cada año, en fechas invernales, de un encuentro que reúne a los principales dirigentes mundiales en Davos, un municipio ubicado en el cantón suizo de Graubünden, en los Alpes orientales. Con una altitud de 1.560 metros, Davos es considerada la ciudad más elevada del continente europeo. Además de la reunión anual del Foro Económico Mundial acoge esporádicamente otros foros internacionales y es reconocida por la calidad de sus centros de esquí y turismo de invierno.

    Con un espíritu declarado de independencia, imparcialidad y ausencia de intereses específicos, el Foro Económico Mundial se ha establecido como uno de los lugares de confluencia de los principales representantes políticos y económicos del planeta. La creación del FME nació de la iniciativa del académico de origen alemán Klaus Schwab, que actuó guiado por una idea extensa de las actividades empresariales y de negocios y de su influencia en las diversas esferas de la vida pública y privada.

    La faceta más visible del FME es la reunión a la que acuden cada año en Davos, en fechas invernales, unos 2.500 dirigentes de la empresa, la política y el entorno académico de todo el mundo. La entidad organiza asimismo entre seis y ocho encuentros regionales al año en Latinoamérica, el este de Asia y otros lugares. Una vez al año, durante el verano, tiene lugar una reunión del Fondo en China que alterna su sede en las ciudades de Dalian y Tianjin.

    En otro contexto, el Fondo Económico Mundial promueve proyectos de colaboración con instituciones y empresas para mejorar las perspectivas globales de la economía y la sociedad. Entre sus campos de actividad comprende el crecimiento económico, la inclusión social, la protección medioambiental, la seguridad alimentaria y la agricultura, el empleo y los recursos humanos, la sanidad, los sistemas financieros, el comercio internacional y las tecnologías informáticas y de telecomunicaciones.

    Además de encuentros y actividades presenciales, el FME elabora valiosos informes sobre el desarrollo socioeconómico en diversas partes del planeta. La educación, las implicaciones de la tecnología, la innovación social o la gestión energética son algunos de los campos en los que ha realizado estudios y ofrece asesoramiento.

    Unos mil miembros conforman el FME, entre los que figuran las principales corporaciones y empresas globales, en general designadas por alcanzar un volumen de negocios superior a 5.000 millones de dólares al año. Un centenar de compañías representativas de diversas regiones del globo y sectores de actividad configuran el grupo de socios estratégicos.

    En su organización interna, el Foro está liderado por un Comité constituido por un conjunto de personas que velan por la aplicación de los principios de la institución. Estas personas proceden de diversos ámbitos: la empresa, la política, el mundo académico y la sociedad civil. A su vez, delega en una Junta Directiva la acción de gobierno y la responsabilidad ejecutiva de los proyectos y actividades.