Yihad

    Yihad es un término islámico que refiere la obligación que tienen los fieles musulmanes de mantener los preceptos de su religión. Etimológicamente significa “esfuerzo” o “perseverancia”, en particular en cuanto se relaciona con un trabajo intelectual. En el contexto de la religión islámica, se entiende específicamente como un afán dirigido a alcanzar la perfección como creyente y profesante de la fe islámica. Aun así, el término yihad se ha identificado en otras culturas, de forma reduccionista, con la guerra santa de los musulmanes.

    Del vocablo yihad proceden, directamente, yihadista, que alude tanto al partidario de la yihad como a todo aquello que se relaciona con ella, y yihadismo, que en sentido estricto se refiere a una tendencia ideológica islámica radical de corte belicista. Otro término relacionado es muyahidín, aplicado a las personas que se han comprometido con la yihad.

    La interpretación restringida de la yihad como guerra santa dirigida contra personas, pueblos y comunidades infieles no es compartida por muchos eruditos y estudiosos del islam. En muchos textos se alude a este concepto como un esfuerzo espiritual dirigido hacia el interior por mejorar en la fe, en lo que se ha dado en llamar yihad mayor. Esta forma se ha considerado a menudo contraria al belicismo, dado que se limita a la lucha del ser en búsqueda del perfeccionamiento en su camino hacia la depuración espiritual. En cambio, la entendida como yihad menor se valora como el combate externo contra los enemigos del islam, y puede adoptar o no una forma violenta. Ambas concepciones no son excluyentes entre sí, aun cuando su relación se enfoca de manera diversa según las distintas orientaciones del islam.

    La traducción libre del término yihad como “guerra santa” y la expansión territorial árabe por Asia y el Mediterráneo que siguió a las enseñanzas de Mahoma desde el siglo VII han llevado a identificar este esfuerzo con las acciones bélicas de los musulmanes. Aun cuando muchos expertos comparten la opinión de que en la yihad late en todo momento la posibilidad del combate físico contra los opositores de la fe mahometana, su concepción original enmarca esta interpretación dentro de un contexto mucho más extenso.

    Por otra parte, la yihad ha sido considerada el sexto de los pilares del islam, que son la profesión de fe, la oración, la limosna, el ayuno y la peregrinación a La Meca. Constituye asimismo una de las diez prácticas de la religión. Modernamente, la yihad se ha identificado esencialmente con una forma de fundamentalismo islámico y con las distintas facciones radicales que defienden la primacía de la lucha armada para extender los principios del islam.