Topografía

    Disciplina dedicada a la descripción y delineación precisa de la superficie de un terreno. Engloba una serie de procedimientos destinados a determinar la posición de un punto situado sobre la superficie de la Tierra. Para ello resulta necesario un sistema de coordenadas que puede consistir en dos distancias y una elevación, o bien en una dirección, una distancia tomada sobre la anterior, y una elevación. En los mapas topográficos se muestran las elevaciones de los diferentes puntos del terreno respecto al nivel del mar. Los puntos situados a la misma cota se conectan mediante las llamadas curvas de nivel. Como norma general se emplea el término topografía cuando el área objeto de estudio es pequeña, inferior a 55 km2. Si la superficie es mayor, se habla de geodesia. Los campos de aplicación de una y otra son diversos: la minería, las labores militares, la ingeniería civil, la agronomía y, en general, todas aquellas actividades donde resulta crucial un adecuado conocimiento del terreno donde se van a desempeñar.

    Son dos las labores principales propias de la topografía. La primera es la plasmación sobre un mapa de un punto de la superficie de un terreno. La segunda es la opuesta a la anterior: llevar al terreno un punto situado en el mapa. Esto es lo que sucede, por ejemplo, cuando se va a emprender una obra civil. Los técnicos encargados de la misma parten de un mapa topográfico del terreno donde se va a elaborar y sobre él realizan el diseño. Posteriormente deben llevar tal diseño al terreno, localizando en él los puntos donde se sitúan cada uno de sus diferentes elementos. Esta labor se conoce como replanteo.

    Como requisito previo indispensable para el trazado de un mapa topográfico es necesaria una toma de datos del terreno que se pretende plasmar en el mismo. Los modos de captar tales datos son diversos. En primer lugar se encuentra la observación directa del terreno, con medida de distancias y ángulos horizontales y verticales. La precisión de tales medidas se halla en función del fin al que están destinadas. Si la precisión requerida es baja se puede recurrir a contar pasos o a la medida de distancias con una simple cinta métrica. Pero si se busca una calidad mayor en las medidas, se emplearán teodolitos o estaciones totales. Los teodolitos son instrumentos ópticos que permiten la medida de ángulos horizontales y verticales, así como de distancias. Las estaciones totales se pueden definir como teodolitos electrónicos. Efectúan las mismas labores que los anteriores pero de un modo más preciso, a la vez que disponen de otras prestaciones, como el almacenamiento electrónico de los datos captados y el cálculo de coordenadas mediante GPS. Otros métodos empleados para la toma de datos, en especial para amplias zonas de terreno, son la fotografía aérea o por satélite, el radar y, si lo que se desea estudiar es el fondo del océano, el sónar. Un tipo particular de toma de datos es la fotogrametría, consistente en la determinación de la posición de un punto en el terreno mediante el estudio de varias fotos realizadas del mismo.

    Una vez procesados, los datos son empleados en el trazado de los mapas topográficos, en los que quedan registrados no sólo los contornos de las formaciones del terreno, sino todo tipo de accidentes geográficos, como ríos y lagos, así como bosques y construcciones elaboradas por el ser humano. Es importante no confundir mapa topográfico y mapa geológico. Este último muestra las estructuras ocultas en el interior del terreno como plegamientos y fallas, mientras que el primero ofrece información sobre lo que queda en la superficie.