Proterozoico

    Último de los tres eones geológicos que componen la etapa de la historia de la Tierra conocida como precámbrico. Comenzó hace unos 2.500 millones de años y finalizó hace unos 542, con el inicio del eón fanerozoico. Se divide en tres eras geológicas, de la más antigua a la más moderna: paleoprotozoico, mesoprotozoico y neoprotozoico.

    La información acerca del proterozoico de la que se dispone es bastante mayor que la existente sobre los eones anteriores, debido principalmente a la existencia de rocas con menores grados de metamorfismo e incluso inalteradas. El estudio de las mismas ha revelado la existencia de ciclos de formación de supercontinentes y de procesos orogénicos. Las glaciaciones (las primeras que habría de sufrir el planeta) fueron abundantes durante todo el eón, comenzando poco después de su inicio.

    El oxígeno atmosférico que había comenzado a producirse durante el eón arcaico gracias a la fotosíntesis realizada por los organismos vivos, alcanzó durante el mesoproterozoico niveles significativos, si bien eran tan sólo un 1 o un 2% del actual. Este aumento del oxígeno coincidió con la aparición de los primeros organismos multicelulares. El eón concluyó con el surgimiento de los primeros trilobites.