Triásico

    Primero de los tres periodos geológicos en que se divide la era mesozoica. Comenzó hace unos 250 millones de años y concluyó hace unos 200. Se ubica entre el periodo pérmico (anterior), perteneciente a la era paleozoica, y el jurásico (posterior), perteneciente a la mesozoica. Se divide en tres épocas: inferior, desde hace 250 millones de años hasta hace 237; medio desde hace 237 millones de años hasta hace 217; y superior, desde hace 217 millones de años hasta hace 200.

    Durante el triásico, la masa terrestre del planeta constituía un único supercontinente, conocido como Pangea. Éste se hallaba ubicado aproximadamente sobre el ecuador y poseía en su costa oriental un enorme golfo, denominado mar de Tethys. Fue precisamente por este entrante en la costa por donde, durante el triásico medio, Pangea comenzó a fracturarse. Tal proceso que daría lugar a dos grandes continentes: Laurasia y Gondwana, que posteriormente se dividirían a su vez para generar los continentes actuales.

    Este periodo se vio marcado tanto a su inicio como a su conclusión por dos importantes extinciones que acabaron con gran parte de la vida del planeta. Ambas catástrofes tuvieron especial incidencia en el medio marino. Se desconocen las causas por las que tuvieron lugar, aunque se especula con que la extinción del triásico superior fue producida por la prolongada y violenta actividad volcánica que acompañó la separación de Pangea en Laurasia y Gondwana.

    El clima característico de este periodo fue seco y cálido, y la vegetación predominante estaba bien adaptada al mismo: cactáceas y palmeras. Entre los árboles destacan las coníferas. En Gondwana, donde la temperatura era superior, existían extensos bosques de coníferas y helechos de proporciones gigantescas.

    En el océano, la fauna piscícola estaba muy poco diversificada, como consecuencia de la extinción que marcó el paso del pérmico al triásico. Entre los reptiles acuáticos destacaron el placodonte, el plesiosaurio y, en particular, el ictiosaurio, de hasta 15 metros de longitud y semejante en apariencia a los actuales delfines. En tierra, sobresalieron los dicinodontes y los cinodontes, ambas especies de reptiles herbívoros. Estos últimos evolucionaron en el triásico superior para dar lugar a los primeros mamíferos. También durante este periodo aparecieron los dinosaurios. Inicialmente pequeños y carnívoros, a finales del periodo habían aumentado considerablemente de tamaño y constituían ya el grupo dominante.