Alisios

    Los vientos alisios circulan desde los polos hacia el ecuador. En el hemisferio norte se mueven en dirección nordeste, mientras que en el hemisferio sur se desplazan en dirección sudeste.

    Vientos planetarios predominantes entre los dominios de altas presiones subtropicales y de bajas presiones ecuatoriales o, lo que es lo mismo, en la franja comprendida entre los 30 grados de latitud norte y los 30 grados de latitud sur.

    Cuando el aire situado sobre el ecuador se calienta por efecto de la radiación solar, asciende. Una vez que alcanza cierta altura, comienza a avanzar hacia los polos, a la vez que experimenta una desviación hacia el este. Tal desviación es consecuencia del efecto Coriolis. A medida que el viento pasa por zonas donde la velocidad tangencial del planeta es cada vez menor que la suya, tiende a adelantarse al movimiento de rotación y a circular hacia el noreste en el hemisferio norte y hacia el sureste en el hemisferio sur. Estos vientos que circulan hacia el este son los contraalisios. Una vez que se alcanzan los 30 grados de latitud, el aire se enfría lo suficiente como para ascender y comenzar su regreso hacia el ecuador. En este caso, el viento transita por zonas donde la velocidad tangencial es cada vez mayor, por lo que sufre un retraso respecto a la rotación. Estos nuevos vientos, conocidos como alisios, circulan hacia el suroeste en el hemisferio norte y hacia el noroeste en el sur. Se trata de unos vientos caracterizados no sólo por la constancia de su dirección, sino también por la de su fuerza y regularidad. Los antiguos marinos acostumbraban a servirse de ellos en sus viajes hacia el oeste.