Arenosoles

    Suelos caracterizados por su textura arenosa, más o menos gruesa, además de por su profundidad. En su primer metro de espesor, a partir de la superficie, el 35% del volumen se halla ocupado por fragmentos gruesos de roca.

    Se subdividen a su vez en varios tipos. Los arenosoles oleicos poseen propiedades oleicas: están saturados de agua y son pobres en oxígeno. Los álbicos disponen de un horizonte E (roca madre) álbico, libre de arcilla y óxidos de hierro, que han sido eliminados mediante lavado con agua o por reducción. Los calcáreos son los que poseen un horizonte calcáreo: con alto contenido en cal. Los arenosoles lúvicos disponen de elevadas acumulaciones de arcilla. Los ferrálicos se hallan altamente alterados y su capacidad para el cambio de cationes es baja. Por último, los arenosoles cámbicos poseen un horizonte B (la segunda, comenzando por la superficie, de las capas que componen un suelo, y donde se depositan los materiales superficiales arrastrados por el agua) de tipo cámbico: rico en arcillas (más que el horizonte subyacente) y de color rojizo.