Cambisoles

    Suelos característicos de climas templados y tropicales. Son de color oscuro, más bien pardo, y se caracterizan por poseer un horizonte cámbico, con un contenido de arcillas superior al de los niveles subyacentes.

    Se subdividen a su vez en varios tipos de suelos. Los cambisoles gélicos están cubiertos por una capa de permafrost. Los gleicos se encuentran saturados de agua y su contenido de oxígeno es reducido. Los vérticos poseen un horizonte vértico: rico en arcillas expansibles y por ello recorrido por abundantes grietas. Los húmicos son ricos en materia orgánica. Los calcáricos poseen un alto contenido de carbonato cálcico. En los cambisoles ferrálicos el hierro se encuentra segregado. Los cambisoles dístricos se caracterizan por un grado de saturación inferior al 50%, al menos en su horizonte B (la segunda, comenzando por la superficie, de las capas que componen un suelo y donde se depositan los materiales superficiales arrastrados por el agua). Por último, los crómicos poseen un horizonte B de un tono entre pardo y rojizo.