Cañón

    Accidente geográfico consistente en una profunda zanja en el terreno. Una de las causas más habituales de formación de un cañón es la circulación de un río, que a su paso erosiona las partes blandas del terreno, excavando una hendidura en el mismo. Las paredes del cañón corresponden a las partes más resistentes del terreno, habitualmente areniscas y granito. Los cañones son más habituales en climas áridos, donde las precipitaciones son escasas y las paredes no experimentan tanta erosión, pudiendo permanecer casi intactas.

    También pueden formarse cañones como consecuencia de procesos kársticos, en los que el agua de las precipitaciones, unida a la de un río, disuelve un paraje calizo. Existen también cañones asociados a fracturas del terreno. Un tipo particular de cañones son los submarinos, que se presentan habitualmente cerca de las costas y son excavados por las corrientes de las desembocaduras de los ríos.

    Ejemplos famosos de cañones son el cañón del Colorado, en Arizona, Estados Unidos; los de Snake River, Red River y Yellowstone, en el mismo país; el cañón del Sumidero, en Chiapas, México, y el de Malacara, en Brasil.

    Cañón excavado por el río Colorado, en Arizona (Estados Unidos).

    Cañón de Omán.