Morrena

    Acumulación de sedimentos no consolidados depositados por los glaciares.

    Existen diversos tipos. Las morrenas laterales se alinean a los costados de los glaciares y están formadas por fragmentos que la corriente de hielo arranca por fricción de las paredes del valle por el que discurre. Cuando el glaciar desaparece, las morrenas laterales se depositan en el terreno, donde perviven como elevaciones de forma alargada que indican la antigua dirección seguida por el glaciar.

    Otro tipo son las morrenas centrales, formadas cuando dos glaciares confluyen y se juntan sus morrenas laterales. A diferencia de éstas, las centrales no disponen de un aporte continuado de sedimentos, por lo que son menos importantes en cuanto a dimensiones y, una vez que los glaciares desaparecen, no siempre dan lugar a formaciones permanentes. Las morrenas de fondo son las formadas por materiales que discurren por el fondo del glaciar, empujados por el mismo y en contacto con el terreno. Generan formaciones de topografía irregular, desde colinas a llanuras.

    Por último, las morrenas frontales son las constituidas por los materiales que el glaciar empuja por su parte delantera. En consecuencia, una vez que el glaciar ha desaparecido, la posición de éstas indica hasta qué punto llegó en el pasado.