Taxonomía

La taxonomía, también designada como sistemática, es la ciencia biológica de la clasificación. Su ámbito de acción se centra en el establecimiento de unidades que definen grupos ordenados jerárquicamente, a los que se denomina taxones o taxa, cada uno de los cuales comprende varios grupos de rango inferior.

En el marco genérico de la taxonomía quedan englobadas ramas que pueden considerarse subordinadas como la nomenclatura, específicamente destinada a la asignación de un nombre exacto e inconfundible a cada especie; y la filogenia, o filogénesis, que se ocupa de que la clasificación de los seres vivos se ajuste a las líneas marcadas por la evolución.

Criterios de clasificación

La progresión de las ciencias biológicas ha determinado la utilización de diversos criterios para la ordenación sistemática de los seres vivos.

En primera instancia tales criterios eran más o menos arbitrarios y se limitaban a diferenciar grupos de especies animales y vegetales en función de sus formas externas, por ejemplo, los de los animales cuadrúpedos o las plantas leñosas.

En el aspecto formal, un hito esencial en la taxonomía fue la introducción en 1753 de la nomenclatura binomial de las especies, obra del sueco Carl von Linneo. Este procedimiento asigna a cada especie un nombre genérico y otro específico, latinos o latinizados, para favorecer la identificación universal de cada especie, sin que sea necesario recurrir a la, en ocasiones, confusa nomenclatura vulgar.

Carlos de Linneo.

Por otro lado, los criterios taxonómicos experimentaron un radical replanteamiento tras la aceptación generalizada en las últimas décadas del siglo XIX de la teoría evolucionista de Charles Darwin y la consiguiente preeminencia de los criterios filogenéticos.

Charles Darwin.

Las modernas clasificaciones biológicas afrontan nuevos problemas derivados de la distinción genómica, y la proliferación de especies híbridas y mutaciones, tanto naturales como inducidas, favorecidas por el desarrollo de la biotecnología y la expansión del conocimiento genético.

La escala taxonómica

En la escala taxonómica el nivel superior lo ocupan los reinos, de los que la modernas ciencias biológicas reconocen cinco categorías: bacterias, protistas, hongos, plantas y animales. Cada reino se distingue en grandes taxones, cada uno de los cuales se denomina phyllum o tronco en el ámbito animal y división en el vegetal.

Por debajo de éstos en la ordenación jerárquica se sitúan la clase, la cohorte, el orden, la familia, la tribu, el género, la especie, la subespecie y la variedad, correspondiéndole a la especie la función de unidad taxonómica fundamental.

En los casos en los que la completa ordenación sistemática requiere un mayor número de categorías se instauran taxones intermedios, como la subfamilia, el superorden o la subclase.