Buses

    Conjuntos de canales por los que viajan datos entre los diversos componentes de un sistema informático, permitiendo así la transmisión de información. En otras épocas, estaban constituidos por cables, pero en la actualidad son trazos conductores en las placas base de los equipos, aunque pueden prolongarse en otros componentes.

    Estas especies de carreteras (en inglés, el término bus significa autobús, es decir, vehículo capaz de transportar personas a lo largo de un trayecto) vinculan entre sí al microprocesador, la unidad de disco duro, la memoria y los puertos de entrada y salida de datos, haciendo así posible la coordinación de todos ellos.

    Son de tres tipos: de datos, que, como su nombre indica, transporta éstos, hallándose gobernados por la CPU; de direcciones, cuya misión es especificar dónde se halla la información que se precise en cada momento, y de control, los cuales garantizan que todos los componentes del equipo utilizan sin conflictos internos los dos anteriores.

    La capacidad de un bus se mide por el número de bits que puede transportar en todo momento. Las modernas placas base están previstas para que el usuario del equipo pueda añadir a éste nuevos componentes, por lo que presentan una posibilidad de ampliación de buses, mediante las llamadas ranuras de expansión, que en terminología informática reciben el nombre de slots. Los tipos de buses más utilizados son el ISA, el PCI y el AGP.

    Bus ISA: su nombre es el acrónimo de los términos ingleses Industry Standard Architecture. Fue diseñado por IBM en 1980 a fin de poder realizar ampliaciones del PC XT y del PC AT. Inicialmente, tenía 8 bits, funcionando a 4,77 MHz, pero luego se amplió a 16 bits, lo que le permitía trabajar a 8 MHz.

    En el XT, el conector tenía 31 patillas por cara y en el AT se le añadió un nuevo conector de 18 patillas por cara. Ambos conectores suelen ser de color negro.

    Actualmente, es un bus anticuado, que no suele montarse en las modernas placas base, aunque algunas aún lo presentan a fin de que el usuario pueda aprovechar alguna tarjeta de ampliación que ya posea y que esté diseñada para un ISA.

    Bus PCI:es el más utilizado actualmente. Su denominación es el acrónimo de las palabras inglesas Peripheral Component Interconnect, es decir, interconexión de componentes periféricos. Tiene mucha mayor velocidad de transmisión de datos que los ISA y es independiente de la CPU, ya que entre ésta y él hay siempre un controlador PCI. Esta independencia permite que las tarjetas instaladas en ellos no se vean afectadas si se instala una CPU más rápida que la inicialmente existente en el equipo.

    Suelen ser de color blanco y se hallan en número de 5 o 6 en cada placa base, empleando conectores de 124 patillas o de 188, si son de 64 bits.

    Una gran ventaja de los buses PCI es que se trata de dispositivos plug and play (enchufar y funcionar), abreviadamente PnP, lo que significa que cualquier dispositivo es operativo desde el momento en que se inserta en la correspondiente ranura de expansión PCI, sin necesidad de instalar ningún driver, ya que las correspondientes tarjetas se configuran de forma automática.

    BUS AGP: su nombre proviene de los términos ingleses Accelerate Graphic Port. Sirve para insertar en él tarjetas de vídeo que mejoran de manera ostensible los gráficos en 3D y las representaciones que muestran imágenes en movimiento.

    La velocidad del bus AGP es más alta que la del bus PCI. Se dispone de cuatro velocidades diferentes que se suelen indicar respectivamente con un número, seguido del signo de la multiplicación, x. De esta manera, puede distinguirse entre un AGP 1x, que transfiere datos a 266 MB/s; un AGP 2x, que los transfiere a 532 MB/s; un AGP 4x, que transmite a 1 GB/s y, finalmente, un AGP 8x, que lo hace a 2 GB/s.

    El color de este bus suele ser beige claro y su ranura es más corta que la PCI. Un detalle importante es que las tarjetas insertadas en los AGP no deben ser nunca extraídas con el equipo en funcionamiento, ya que la placa base podría resultar dañada.