MP3 y MP4

MP3

Hacia 1987, el Instituto Fraunhofer de la Universidad de Erlangen acometió la tarea de diseñar un sistema capaz de transmitir una señal de audio en un formato de compresión digital. Fruto de este proyecto, fue la consecución de un procedimiento con el que se conseguía reproducir ficheros de sonido, que tenían la misma calidad de un CD, pero que ocupaban un espacio diez veces menor que si se hallasen en ese soporte.

Los resultados de estos trabajos fueron desarrollados por el grupo MPEG (Moving Pictures Expert Group), quien los lanzó comercialmente con el nombre de MP3, correspondiendo este dígito a la denominación Layer 3. Debe aclararse que el concepto de layer corresponde a los distintos niveles de enlace usados en protocolos informáticos.

El fundamento del MP3 es el método técnicamente denominado como codificación y transformación perceptual de subbanda, el cual se basa en las condiciones en que el oído humano percibe los sonidos. Como se sabe, el hombre es capaz de percibir sonidos siempre que éstos se hallen dentro de una determinada banda de frecuencias. Por encima del límite superior, el cual se cifra en unos 20.000 Hz, se encuentran los denominados ultrasonidos, que no son perceptibles por el oído humano. Y otro tanto sucede si se hallan por debajo del límite inferior, 200 Hz.

Por otra parte, los sonidos de mayor intensidad ocultan a los de intensidad más baja. Una melodía interpretada por una flauta es imperceptible, si su ejecución está acompañada de un conjunto de explosiones continuas de petardos o cohetes.

Estos dos principios constituyen la base del formato MP3. Los investigadores eliminaron de los ficheros audio, en primer término, las frecuencias inaudibles, al hallarse fuera de los mencionados límites de frecuencia, y, luego, realizaron la misma tarea con los registros que, aunque existentes, quedaban ocultos por otros más intensos. El resultado fue una compresión del fichero original que, como se ha dicho, conducía a otro de mucha menor dimensión.

No obstante, personas con una sensibilidad auditiva excepcional pueden percibir la diferencia entre un sonido original y el modificado mediante la técnica anteriormente expuesta. No obstante, la inmensa mayoría de los usuarios no detectará cambios significativos, sobre todo si se reproduce música moderna, casi siempre elaborada por medios electrónicos, ya que en ella priman las altas frecuencias. Además, algunos investigadores añaden que el oído de las personas que viven en aglomeraciones urbanas han perdido, debido a las ruidosas condiciones ambientales de éstas, su capacidad de captación de las frecuencias bajas, propias de sonidos graves.

La compresión de los ficheros MP3 hizo que éstos fuesen especialmente idóneos para el intercambio de los mismos a través de Internet, lo que promovió acciones legales por parte de los autores de las canciones, que veían violados sus derechos de propiedad sobre las mismas, contra cierta empresas, como Napster y Audiogalaxy, basadas en los sistemas de intercambio P2P.

Actualmente, el MP3 es un producto que se ha popularizado ampliamente, sin duda por dos motivos: la posibilidad de obtener vía Internet muchas melodías y su asequible coste.

MP4

Es un formato que, puede, al igual que MP3, almacenar ficheros de audio, mediante otra codificación, la MPEG4, pero que además es capaz de contener otra información, como subtítulos o imágenes.

El MP4 utiliza archivos aún más comprimidos que los de MP3 y que se reproducen con permiso de los intérpretes y de sus sellos discográficos. Las imágenes adjuntas a las señales audio suelen pertenecer a videoclips del cantante o a la página web de éste. Por otra parte, el tiempo de descarga de los archivos en formato MP4 es inferior al necesario en los ficheros MP3.