Matemáticas

    Etimológicamente, el término matemática procede de la palabra griega mathema, que significa algo así como conocimiento, aprendizaje. Suele emplearse en plural, por lo que es más frecuente oír hablar de matemáticas que de matemática. Aunque hay diversas definiciones sobre ella, atendiendo a distintos criterios, una bastante extendida es la que afirma que es la ciencia que estudia los números, los cuales son exponentes de las cantidades, de las formas de los cuerpos planos y espaciales y de sus relaciones.

    Otra definición es la que afirma que la matemática es el arte de definir estructuras, a través de una absoluta abstracción, y de establecer relaciones entre ellas. De la comparación de ambas definiciones surge una manera diferente de interpretar la matemática: como ciencia o como arte.

    En todo caso, se trata de una disciplina en la que, a partir de unos pocos postulados y axiomas se ha edificado un cuerpo de doctrina de tan absoluta solidez que, incluso en el lenguaje popular, lo matemático es ejemplo de lo indudable, no obstante lo cual, diversos matemáticos han planteado conocidas paradojas que atacaban los cimientos de esta ciencia.

    Su importancia, como necesaria para construir cualquier otra ciencia, es inmensa. Ninguna rama del saber científico –Física, Química, etc– puede desarrollarse sin su auxilio y muchas ramas de las Humanidades se apoyan en mayor o menor medida en ellas. Otro tanto puede decirse de las denominadas Ciencias Sociales, de las que es un buen ejemplo la Economía.

    El origen de las Matemáticas está íntimamente ligado al desarrollo del hombre. Algunas culturas antiguas, como la babilonia, la egipcia, la maya, la griega, etc, han hecho muy importantes contribuciones. Especial relevancia tiene Euclides, padre de la Geometría que lleva su nombre.

    En la Matemática actual, se consideran diversas ramas: Aritmética, Álgebra, Trigonometría, Análisis, Cálculo, Topología, Estadística, Probabilidades, etc. Otra división, más genérica, es la consideración de dos ramas: la Matemática Pura y la Aplicada.

    A lo largo de su historia, se han ideado diversos instrumentos operativos, como el ábaco, la regla de cálculo, etc. En la actualidad todos ellos están desplazados por las modernas calculadoras electrónicas y por las computadoras.