El leísmo

    El leísmo es el error sintáctico consistente en el uso incorrecto de los pronombres personales átonos le y les, con más frecuencia en el número singular, como complemento directo de la oración.

    En la lengua española estos dos pronombres tan solo deben desempeñar la función de complemento indirecto, además, utilizados de modo indiferente respecto a los géneros gramaticales. Así, resulta correcto decir, por ejemplo:

    Le compré un regalo.

    Les dije adiós cuando nos fuimos.

    En el primer caso, el pronombre sustituye a “a él, a ella”, mientras que en el segundo significa “a ellos, a ellas”.

    En cambio, es leísmo y, por tanto, incorrecto, decir, por ejemplo:

    El perro que vi en la tienda era tan bonito que le compré.

    Al tratarse del complemento directo (sustituye a “perro”), lo correcto es decir “lo compré”.

    Aunque el uso de los pronombres le y les como complemento indirecto de la oración es el más extendido en las zonas hispanohablantes y el considerado culto, en algunas regiones españolas y americanas se emplean estos pronombres como complemento directo, cuando aluden a una persona de sexo masculino. Por ejemplo,

    ¿Has visto a Luis? No, no le he visto.

    En cambio, la norma establece como correcto decir:

    ¿Has visto a Luis? No, no lo he visto.