Ferrari

    La Escudería Ferrari ha alcanzado celebridad mundial merced a sus éxitos en el Campeonato Mundial de Fórmula Uno desde la década de 1950. Paralelamente, la empresa, con sede en Maranello, Italia, ha fabricado automóviles deportivos de alta gama y calidad muy reconocida.

    La compañía Ferrari S.p.A. nació en 1929 con el nombre de Scuderia Ferrari al amparo de Alfa Romeo, de la cual se independizó en 1939. Su fundador, Enzo Ferrari, impulsó la fabricación de automóviles de carreras que alcanzarían una particular notoriedad por sus participaciones en las competiciones de Fórmula Uno desde la década de 1950. En paralelo, la empresa inició la fabricación de automóviles de venta al público en 1947, constituida ya con el nombre de Ferrari S.p.A.

    A finales de la década de 1960, las dificultades financieras indujeron a Enzo Ferrari a vender la división de vehículos deportivos al grupo Fiat. Mantuvo en cambio el control de la división de carreras, a cuyo frente se mantuvo formalmente hasta su retirada en 1977. Desde este año hasta su fallecimiento en 1988 conservó una notable influencia en la sede de Maranello.

    En el plano deportivo, Ferrari alcanzó sus mayores éxitos en las carreras de Fórmula Uno, aunque también en las 24 Horas de Le Mans y las Mille Miglia. Sus sucesivos modelos, a menudo en vanguardia de la competición, fueron pilotados por especialistas tan notorios como Juan Manuel Fangio, Niki Lauda, Jody Scheckter, Alain Prost, Michael Schumacher y Kimi Raikkonen. Los vehículos bajo su conducción lograron más de 200 victorias en los grandes premios de Fórmula Uno.

    La división de automóviles deportivos de Ferrari está regentada mayoritariamente por el grupo Fiat. A lo largo de su historia, con este nombre de marca se han fabricado vehículos de lujo muy apreciados por los compradores de alto poder adquisitivo. Algunos de los más sobresalientes fueron el modelo 250GT SWB, introducido en 1959, con motor V12 frontal; el Ferrari Boxer, presentado en 1971 con un motor V12 de cilindros opuestos y una velocidad punta de 260 km/h; el F40, de diseño espectacular, con el que se quiso conmemorar el 40º aniversario de la firma; el Ferrari Testarossa, exhibido por primera vez en el Salón del Automóvil de París de 1984 según la estela estética del Boxer; el F50, heredero del paradigmático F40 en 1995; y el Enzo Ferrari, presentado en 2002 y distinguido por unas futuristas líneas aerodinámicas.

    Entre los anteriores, el Ferrari F40 ha sido considerado el automóvil más influyente de la gama de vehículos deportivos de lujo en todo el mundo. Su motor central de tres litros de capacidad sirvió de modelo para la evolución tecnológica de estos automóviles: con ocho cilindros, 32 válvulas y un par de turbocompresores, alcanzaba hasta 7.000 revoluciones por minuto a plena potencia. Las soluciones de refrigeración del motor y los frenos, la extraordinaria resistencia al choque y la fácil conducción y maniobrabilidad se destacaron como otras de sus mejores cualidades, que encontraron continuidad en los diseños posteriores de la firma. Durante los años que se mantuvo en producción, hasta 1992, se valoró como el automóvil más potente y rápido, y también más costoso, de su gama.

    Como actividades complementarias a su línea principal de negocio, Ferrari mantiene una línea de comercialización de productos relacionados con la marca automovilística. Algunos de estos productos son ropas, relojes, computadoras portátiles, bienes de consumo electrónico y gafas. En todos ellos ocupa un lugar destacado el símbolo oficial de la compañía, el Cavallino Rampante.