Censo de población

    Recuento de las personas que habitan en un determinado territorio en un momento dado.

    Los principales datos que maneja la demografía a la hora de establecer la estructura de la población respecto a un territorio son los de tamaño, edad, sexo, grupo “cultural” al que pertenecen (ya sea etnia, religión, “raza”, etc.) y su distribución en el ámbito geográfico estudiado.

    Este tipo de datos se recopilan, en la actualidad, a través de los denominados censos de población, enumeraciones de las personas que viven en un determinado territorio en un momento dado. Esto quiere decir que, a la hora de realizar uno de estos estudios, es absolutamente necesario fijar el lugar y la fecha. Así, se podría realizar un censo que estudiase la población de la Argentina en el año 2010; en él, no se incluirían ni los argentinos residentes en el extranjero ni los nacidos en el país a partir del 1 de enero de 2011.

    Una vez fijado el territorio y la fecha, se procede a elaborar una lista que incluya una serie de preguntas que, una vez contestadas, aporten la información relevante al estudio. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), todo censo debería incluir preguntas sobre demografía (edad, sexo, estado civil, lugar de nacimiento, lugar de residencia, número de hijos, etc.), pero también sobre datos económicos (como la ocupación laboral o el salario), sociales (etnia a la que pertenece, lengua materna, religión, etc.) o educacionales (por ejemplo, el nivel educativo o la carrera cursada).

    Posteriormente, el formulario que contiene dichas preguntas suele ser repartido entre aquellas personas encargadas de recoger la información: voluntarios, personal de la administración (ya sean especialistas o no, como profesores de primaria o secundaria), contratados temporalmente, etc. Éstos serán los encargados de ir casa por casa para entrevistar a alguno de sus miembros y que conteste a las preguntas, tanto las dirigidas a él personalmente como a las de otros habitantes de su vivienda.

    Por último, los datos obtenidos por cada uno de los entrevistadores son puestos en común, adaptados para su análisis mediante computadoras y como norma general, publicados.

    Un aspecto importante en este tipo de estudios demográficos es el de la presentación de los datos. A través de los censos sólo se obtienen grandes listados de cifras que, aunque fácilmente “legibles” por una computadora (de hecho, éstas sólo manejan números), son de difícil comprensión y análisis por parte del ser humano. Por ello, los datos “brutos” suelen ser primero transformados, a menudo en datos porcentuales, y representados de forma gráfica a través diagramas circulares o de columnas, esquemas, mapas o las conocidas pirámides de población.