Artes del metal

Colgante de oro griego, un ejemplo de orfebrería de época clásica.

Las artes del metal son aquellas artes decorativas en las que el material principal es el metal. Debido a su capacidad de resistencia, los metales han sido muy usados por el ser humano para fabricar herramientas y como material de construcción, pero, por la misma razón, también se ha recurrido a ellos con el fin de elaborar piezas de arte. Entre las artes que emplean el metal como materia prima destacan la forja (que utiliza predominantemente el hierro), la orfebrería y la platería.

Forja

Reja de hierro forjado.

La forja es la técnica de trabajo del metal, especialmente hierro, que consiste en exponerlo al fuego para que, una vez que alcance la temperatura adecuada, golpearlo con el martillo sobre un yunque, dándole así la forma deseada. Aunque antiguamente estuvo considerada como una artesanía, en la actualidad ha pasado a ser considerada como un arte debido a su importante contenido estético. Esto es especialmente cierto en una de las especialidades de la forja, la rejería, que consiste en la producción de enrejados de metal, ya sea para la protección del paso a un recinto, ya sea con fines puramente decorativos (cabeceros de cama, por ejemplo).

Orfebrería

Se entiende por orfebrería la elaboración de objetos de oro; aunque en ocasiones se generaliza el concepto y se incluye cualquier objeto fabricado con metales (oro, plata y platino) y piedras preciosas. De este modo, las piezas de orfebrería cuentan con un doble valor, el derivado del mérito de la elaboración, es decir, su valor artístico, y por otro lado el debido al valor intrínseco de los materiales con que están realizadas. La gran maleabilidad del oro permite elaborar trabajos de gran finura. Se puede martillar, grabar, modelar y trazar filigranas en él. Es posible estirar el oro para formar hebras que luego se entretejen.

Platería

Aguamanil medieval realizado en plata.

La platería es la fabricación de objetos de plata. Para su correcta manipulación la plata se trata previamente aleándola con otros metales de menor valor. Se obra así para aumentar su dureza, si bien hay que tener en cuenta que al mismo tiempo se está rebajando el valor intrínseco de las piezas. Las herramientas de trabajo habituales en la platería son los martillos, los troqueles, las prensas de estampación y los moldes.