Descripción (comunicación escrita)

    Ejemplo de una descripción.

    Acto de comunicación cuyo objetivo es la presentación de las características, cualidades y propiedades del objeto, ser o lugar al que hace referencia, de manera que el destinatario de la información pueda tener una idea clara de cómo son. Para escribir una descripción es necesario observar con detalle la realidad de la que se va a hablar y destacar los aspectos que mejor la definen.

    Existen diversos recursos lingüísticos para conseguir que el texto descriptivo resulte expresivo. Los adjetivos se usan con mucha frecuencia ya que expresan las cualidades de los objetos descritos.

    La montaña era enorme, de un marrón intenso salpicado por pequeños árboles verdes ”

    Las metáforas o comparaciones son de gran utilidad porque permiten sugerir nuevas características de la realidad que se describe a través de la semejanza con otra diferente.

    Su pelo era tan negro como el carbón ”

    Existen, por otra parte, diversos tipos de descripción, según los rasgos de la realidad seleccionada, el tratamiento que le dé el emisor o la intención del acto comunicativo. En el primer caso, el texto puede ser exhaustivo o selectivo. La descripción exhaustiva recoge de forma detallada todos los aspectos de la realidad (es el tipo de descripción que se usa en los textos científicos y técnicos) mientras que la descripción selectiva refleja tan sólo aquellas características más significativas con menor precisión.

    Según el tipo de tratamiento que el emisor otorgue a la información, surgen asimismo dos tipos de descripción. La estática describe una realidad fija como puede ser una mesa mientras que la dinámica se centra en aquellos objetos o conceptos que son de naturaleza cambiante, como puede ser el proceso de una tormenta.

    Finalmente, si se atiende a la intención que tiene el emisor, se habla de descripción objetiva y la subjetiva. Cuando el texto es objetivo, su finalidad es informativa y ofrece la realidad tal como es en sí misma. Es la descripción utilizada en textos técnicos y científicos, en los que el emisor se limita a contar lo que ve a través de un lenguaje riguroso, sin expresar sus sentimientos. En cambio, la descripción subjetiva se crea con una finalidad estética, como sucede en los textos literarios. En este caso, el emisor se centra en reflejar los efectos que la realidad descrita produce en su estado de ánimo, por lo que utiliza valoraciones personales que muestran sus emociones y sentimientos.

    En la literatura se utiliza también con frecuencia otro tipo de descripción; el retrato. A través de esta descripción se muestran los rasgos que caracterizan a determinados personajes mediante la combinación de la prosopografía (descripción de la apariencia externa de la persona) y la etopeya (descripción de sus sentimientos, ideas o costumbres).