Fonema

    Un fonema es la unidad mínima de la fonología que permite diferenciar significados. Así, casa (cuyos fonemas son: /k/ /a/ /s/ /a/) y masa (/m/ /a/ /s/ /a/) son dos palabras que se distinguen en un solo fonema, y debido a esto poseen significados totalmente dispares. El sonido, sin embargo, es la realización física de un fonema. Así, los fonemas son conceptos abstractos que pertenecen al plano de la lengua, mientras que en un acto concreto de habla el fonema podrá proferirse con diferentes sonidos. Un fonema que posee más de un sonido es /n/. No suena igual la n de la palabra nariz que la de angina; al emitir el sonido de esta consonante nasal en el primer sustantivo la lengua se posiciona detrás de los dientes incisivos superiores, mientras que en el segundo caso, la lengua se apoya en el paladar posterior. Esta variedad de sonidos que puede producir un fonema son los alófonos.

    En español existen 24 fonemas, 19 consonánticos y 5 vocálicos. Los primeros se pueden definir de diferentes modos según el punto de articulación, el modo y el grado de vibración de las cuerdas vocales. Por el punto de articulación, es decir, el lugar donde se apoyan los órganos articulatorios, los fonemas consonánticos pueden ser bilabiales (como el fonema /b/) labiodentales (/f/), interdentales (/θ/), dentales (/t/), alveolares (/s/), palatales (/&null;/), y velares (/g/). Según el modo de articulación, o la forma en la que se realiza cada sonido, los fonemas se diferencian en oclusivos (/p/), fricativos (/s/), africado (/ch/), laterales (/l/) y vibrantes (/r/). Si al realizarse el sonido vibran las cuerdas vocales, será sonoro y si no lo hacen, sordo.

    Por otra parte, los fonemas vocálicos se caracterizan por el grado de abertura de la boca y por la colocación de los órganos articulatorios. Por la apertura de la cavidad, las vocales son cerradas (i,u), medias (e,o) o abiertas (a) y por la colocación del aparato fonador, anteriores (e,i), media (a) o posteriores (o,u).