Pronombre

    Tipo de palabra cuya función es sustituir al sustantivo, desempeñando por tanto las mismas funciones que éste en la oración. Se diferencia del nombre en que necesita un referente extralingüístico (“él” alcanza más sentido si se explica que es “Juan”, por ejemplo) y no suele ir acompañados de adjetivos.

    Hay diferentes clases de pronombres. En primer lugar están los personales, que indican la persona gramatical (yo, tú, él, ti, nosotros, ellos...); los pronombres demostrativos, que tienen un importante valor referencial y deíctico (éste es mi coche, ésa es mi madre y aquélla es mi casa). Además hay pronombres que expresan cantidad; si ésta se determina y especifica el pronombre es numeral (dos, segundo, doble, etc.) pero si queda indeterminada es indefinido (bastante/s, demasiado/a/os/as, mucho/a/os/as, etc.). Los que indican posesión o pertenencia son los posesivos (mío, tuyo, suyo, nuestro, vuestro) y los hay que introducen oraciones exclamativas o interrogativas, dependiendo del sentido de la oración y de los signos de puntuación que les acompañen (qué, cuál, quién). Por último están los pronombres que hacen referencia a algo que se ha nombrado anteriormente; son los relativos (que, quien).