Clasificación climática de Flohn

    Hermann Flohn desarrolló una clasificación de los climas basándose en las precipitaciones regionales y los sistemas de vientos. En la imagen, vientos dominantes y precipitaciones medias en el cono sur americano.

    A mediados del siglo XX, el climatólogo alemán Hermann Flohn desarrolló una propuesta de clasificación de los climas de la Tierra que usaba como criterios principales las precipitaciones y el sistema de grandes vientos planetarios. Denominó climas homogéneos a los afectados por el mismo sistema de vientos durante todo el año, y climas heterogéneos a los influidos por variaciones estacionales del movimiento del aire.

    En virtud de estas consideraciones, cabría distinguir en el planeta varias grandes áreas climáticas: una ecuatorial, dos tropicales, dos subtropicales, una templada, una subsolar y una polar. La zona ecuatorial de vientos del oeste se caracteriza por tener continuamente precipitaciones y una humedad permanente.

    Por su parte, el rasgo diferenciador de la zona tropical de vientos alisios en los meses de verano es la concentración de precipitaciones en la estación estival. En la zona subtropical seca de vientos alisios, el cinturón de altas presiones subtropicales provoca condiciones secas durante la práctica totalidad del año.

    A su vez, la zona subtropical de lluvias invernales es la región con precipitaciones concentradas en los meses del invierno, como sucede por ejemplo en el Mediterráneo. La zona templada de vientos del oeste se distingue porque los vientos están presentes todo el año, por lo que las precipitaciones se encuentran repartidas y de forma moderada.

    La zona subsolar se subdivide en dos grupos. El primero se caracteriza por la acción de los vientos del este en verano y las precipitaciones durante todo el año. El segundo está definido por los rasgos que introduce la continentalidad, por lo que las lluvias suelen concentrarse en los meses de invierno. Además, los relieves montañosos favorecen la aparición de nieve. La última gran zona definida por Flohn es la polar de vientos del este. En estos dominios polares se producen precipitaciones muy débiles durante todo el año.

    También se puede establecer una clasificación climática por zonas teniendo en cuenta las temperaturas y las precipitaciones. Con arreglo a esta descripción de los climas a escala planetaria, que atiende a los valores medios registrados, se distinguen las siguientes variedades.

    Clima desértico. La temperatura oscila en torno a 25 °C y la pluviosidad se sitúa por debajo de 35 mm anuales. Es un clima sin vientos, con una variante de desierto frío propia de lugares como Irán o Mongolia. Existen dos variantes: desértico cálido y desértico costero (con menor amplitud térmica y precipitaciones menores).

    Clima ecuatorial. Propio de latitudes bajas. La temperatura media en el mes más frío supera 18 °C. Se distingue por la ausencia de vientos y las precipitaciones abundantes, que suelen superar 1.500 mm e incluso llegar a 3.000 mm.

    Clima frío. La temperatura media es algo superior a 10 °C durante cuatro meses. Es propio de lugares como Liberia, Alaska o Canadá.

    Clima intertropical de montaña. Dos tipos diferenciados: mexicano, con grandes oscilaciones de temperatura y una estación seca, y colombiano, con dos máximos lluviosos y sin estación seca.

    Clima polar. Es característico de la tundra por las bajas temperaturas y las escasísimas lluvias. Las amplitudes térmicas pueden llegar a alcanzar los 30 °C.

    Clima templado. Situado entre 45 y 60° de latitud. Se distinguen dos variantes: continental, con inviernos fríos y veranos húmedos y cálidos (Europa central) y oceánico, con una temperatura media de 10 °C y una estación fría de menos de cuatro meses. Este segundo se subdivide en climas chino y mediterráneo, propio de países alrededor del Mediterráneo, las costas de África del sur, California y Australia.

    Clima tropical. Su oscilación térmica está entre 7 y 9 °C. Tiene dos estaciones secas y dos lluviosas (Sudán) o bien una de cada clase (como en Senegal). La media anual supera los 20 °C y las temperaturas son muy elevadas y uniformes.