Alfred Adler

    Alfred Adler

    Alfred Adler (1870-1937), psiquiatra austriaco, creador de la escuela de psicología individual, fue seguidor y heredero de Freud, hasta que profundas discrepancias teóricas separaron sus caminos irreconciliablemente.

    Nacido el 7 de febrero de 1870 en Penzing (Imperio austrohúngaro), estudió medicina, interesándose pronto por la psicopatología, lo que le llevó a unirse al grupo de Freud a principios del siglo XX, llegando a ser presidente de la Sociedad Psicoanalítica de Viena.

    Sin embargo, las diferencias no tardaron en aparecer. Aunque Adler aceptaba la determinante importancia de la primera infancia en el desarrollo de la personalidad, discrepaba con Freud sobre la relevancia del impulso sexual como motor del comportamiento humano y base etiológica de las neurosis. Para Adler, el comportamiento viene determinado por una tendencia hacia la autorrealización, a la perfección, que en ocasiones se ve frenada por ciertas circunstancias de desventaja, reales o percibidas, que hacen surgir un sentimiento de inferioridad. El individuo trata de compensar esta inferioridad mediante lo que Adler llamó estilo de vida, siendo el fracaso en este intento de compensación la causa de la neurosis.

    La teoría de Adler resta peso a los factores biológicos en la conducta humana para poner el acento en lo social. Es el suyo un psicoanálisis mucho más consciente, y enfocado hacia lo colectivo. El método psicoterapéutico que desarrolló se centra en el desvelamiento de los sentimientos de inferioridad, redirigiendo los esfuerzos de la persona hacia metas socialmente cooperativas que le libren de los síntomas neuróticos.

    Tras su ruptura definitiva con Freud, en 1911, Adler creó la Sociedad de Psicoanálisis Libre, presentando al año siguiente su teoría de la compensación en la obra El carácter neurótico.

    Durante la década de los años veinte aplicó su método terapéutico en clínicas infantiles por toda Austria, convirtiéndose en el primer psicólogo infantil propiamente dicho. En la misma época dio a conocer su trabajo en los Estados Unidos, donde impartió clases y conferencias, hasta ser nombrado profesor de psicología médica en la universidad de Long Island.

    Alfred Adler falleció en Aberdeen (Escocia) el 28 de mayo de 1937. Aunque con su muerte la importancia de su teoría declinó, dejó obras muy destacadas como La práctica y la teoría de la psicología individual, Conocimiento del hombre o El sentido de la vida.