Tycho Brahe

Tycho Brahe (1546-1601), astrónomo danés que desarrolló una importante labor de observación astronómica al determinar la posición de gran número de astros. Sus investigaciones representaron el punto de partida para el trabajo de otros astrónomos, como Johannes Kepler, quien formularía las leyes sobre la órbita de los planetas.

Estudios

Tycho Brahe nació el 14 de diciembre de 1546 en Knustrup, Dinamarca, en el seno de una familia de la nobleza. Fue un tío suyo quien financió sus estudios y lo envió en 1559 a la Universidad de Copenhague para que estudiara leyes. Sin embargo, la observación del eclipse solar acaecido el 21 de agosto de 1560 impresionó tanto al joven Brahe que despertó su interés por la astronomía. Desde aquel momento y hasta que abandonó la Universidad de Copenhague en 1562, compaginó sus estudios de leyes con los de astronomía, para lo que se sirvió del único libro sobre la materia conocido en el momento, el Almagesto, de Claudio Ptolomeo.

El periodo de 1562 a 1565 lo pasó en la Universidad de Leipzig, observando en agosto de 1563 la conjunción de los planetas Júpiter y Saturno. Para su sorpresa, comprobó que la fecha del fenómeno difería de la señalada en los almanaques astronómicos de la época, incluyendo las muy reconocidas tablas de Nicolás Copérnico. Tal descubrimiento reforzó su interés por dedicarse a la precisa observación de los astros, así como a la corrección de las tablas.

Entre 1565 y 1570 (o 1572) estudió en las ciudades de Wittenberg, Rostock, Augsburgo y Basilea, a la vez que recopiló instrumentos matemáticos y astronómicos de los que servirse en sus investigaciones. Parece ser que en 1565 se enfrentó en duelo con otro estudiante a causa de una disparidad de opiniones respecto a un problema matemático y que como resultado de la lucha, Brahe perdió la nariz, que le fue reemplazada por otra postiza, fabricada de oro, plata y cera.

La nueva estrella

El 11 de noviembre de 1572 efectuó el descubrimiento de mayor importancia en su carrera: una nueva estrella en la constelación de Casiopea. La noticia fue acogida con conmoción. El ideal aristotélico de armonía universal se basaba en las estrellas, consideradas perfectas e inalterables. El descubrimiento de Brahe de una nueva estrella, sumado a la teoría heliocéntrica de Nicolás Copérnico, hacía pensar que la armonía predicada por Aristóteles no era tal.

Uraniborg

El logro de Brahe, junto con la publicación del libro al respecto, La nueva estrella (1573), le reportó la reputación suficiente para que el rey Federico II de Dinamarca pusiera a su disposición la isla de Ven, localizada a mitad de camino de Copenhague y Helsingor, así como los medios necesarios para la construcción de un observatorio astronómico en el lugar.

Brahe bautizó el observatorio como Uraniborg y lo dotó del mejor equipamiento disponible en la época, incluida una imprenta desde la que divulgar sus descubrimientos. Uraniborg se convirtió así en el más importante centro astronómico del norte de Europa y la mayor parte de los hallazgos de Brahe datan del periodo de más de veinte años que pasó al frente del observatorio. Allí estudió en profundidad el Sistema Solar y catalogó las posiciones de más de 777 estrellas fijas.

Últimos años

Cuando el rey Federico II falleció en 1588 y fue reemplazado por su hijo, el poder de Brahe disminuyó, así como los ingresos que hasta entonces la corona facilitaba a Uraniborg. Sus desavenencias con el nuevo rey, la Iglesia y la nobleza, obligaron a Brahe a abandonar el país.

En 1599 se instaló en Praga bajo el auspicio del rey Rodolfo II. Su nuevo observatorio era mucho más modesto que el anterior, y apenas disponía en él de unos pocos instrumentos llevados desde Uraniborg. Aunque en tales circunstancias sus investigaciones ya nunca produjeron frutos como los de su época en la isla de Ven, fue en Praga donde conoció a Johannes Kepler, a quien legó sus notas y que se ocupó de proseguir sus investigaciones con fructíferos resultados. Brahe falleció en Praga el 24 de octubre de 1601.