Filippo Brunelleschi

    Filippo Brunelleschi (1377-1446) arquitecto, escultor e ingeniero italiano del primer Renacimiento, cuyas obras constituyen la base arquitectónica del quattrocento. De entre sus obras destaca la cúpula de Santa María de las Flores en Florencia.

    Filippo Brunelleschi nació en Florencia (Italia) en 1377. Desde muy joven se dedicó al mundo del arte, e inició su carrera como escultor presentándose al concurso para esculpir las nuevas puertas del baptisterio de Florencia, que perdió en favor de Lorenzo Ghiberti.

    Aunque su formación no fue académica, como sucedió con otros artistas de la época como Alberti, Brunelleschi se dedicó a estudiar el clasicismo romano gracias a un viaje a la capital de Italia en el año 1402, donde, junto con su amigo Donatello, se dedicó a analizar las ruinas que se conservaban de la antigüedad.

    Si bien a partir de dicha fecha se encargó de desarrollar un gran número de proyectos, la celebridad no le llegaría hasta el año 1418, cuando ganó un concurso cuyo premio consistía en hacer un proyecto para la cúpula de la catedral de Florencia, conocida como Santa María de las Flores.

    Durante los cinco años que siguieron al concurso Brunelleschi se dedicó a estudiar las dos grandes dificultades a las que tendría que enfrentarse para construir la cúpula. Por un lado, debía tener presente que la mayor parte del edificio ya estaba construido desde hacía mucho tiempo, por lo que no podía desarrollar un estilo que chocase demasiado con el gótico; por otro, la cúpula debía cubrir un espacio tan inmenso que era necesario ingeniar una nueva forma de arquitectura que ocupase todo ese espacio y fuese sólida.

    A partir del año 1423 el arquitecto italiano pudo hacerse cargo de la obra con completa independencia, e ideó un complejo sistema de pesos y contrapesos que posibilitó construir una de las cúpulas más bellas de Italia, que domina sobre el cielo de Florencia y le confiere a éste toda su identidad.

    Considerando la gran cantidad de viajes que Brunelleschi realizó a Roma durante la proyección de la cúpula, se terminó creyendo que el artista se había inspirado en los edificios clásicos para crearla; sin embargo, el estudio detenido de la obra permite concluir que el verdadero origen de la cúpula de Santa María de las Flores se halla en la arquitectura románica, acostumbrada a jugar con grandes pesos y grandes espacios. En cualquier caso, aquella obra bastó para hacer de Brunelleschi un artista célebre, al que todos admiraban.

    Aunque la cúpula de Santa María de las Flores hubiese bastado por sí misma para hacer que Brunelleschi pasase a la historia del arte, lo cierto es que el autor florentino proyectó la construcción de otras obras de gran valía, entre las que destacan la Iglesia del Espíritu Santo, la Capilla Pazzi, en Florencia, El Hospital de los Inocentes y la sacristía de la Iglesia de San Lorenzo, notable por el uso de la perspectiva típicamente renacentista, que genera nuevos espacios, y por la cúpula con pechinas que se alza sobre ella.

    Filippo Brunelleschi murió en Florencia en 1446.