George Walker Bush

    George Walker Bush (nacido en 1946), político estadounidense, hijo del expresidente del mismo nombre, George Herbert Bush. Fue gobernador del Estado de Texas durante dos mandatos, y presidente de los Estados Unidos desde enero de 2001 hasta 2009. Tras los gravísimos atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, Bush ordenó la invasión de Afganistán e inició posteriormente la Guerra de Irak.

    Nacido el 6 de julio de 1946 en New Haven, Connecticut (Estados Unidos), George W. Bush estudió en las Universidades de Yale y de Harvard. Comenzó su carrera política participando en la campaña electoral de su padre, George H. Bush, quien resultó elegido presidente por el Partido Republicano en 1988. En 1994, George W. Bush se convirtió en gobernador electo del Estado de Texas, cargo que revalidaría en 1998.

    En las elecciones presidenciales de noviembre de 2000, Bush obtuvo la victoria frente al candidato demócrata Al Gore por un estrechísimo margen, y tras numerosos recuentos y revisiones pudo ser proclamado como 43 presidente de los Estados Unidos en enero de 2001.

    Unos meses más tarde, se produjeron los atentados terroristas suicidas del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas de Nueva York y el edificio del Pentágono, que causaron miles de víctimas. A resultas del ataque, Bush centró su política en la lucha contra el terrorismo internacional y la salvaguarda del modo de vida occidental. Para ello, ordenó, contando con el apoyo de la comunidad internacional, la invasión de Afganistán, país que, al parecer, había dado apoyo al principal sospechoso de los atentados, el saudí Osama Bin Laden.

    Tras lograr la derrota del régimen talibán afgano e implantar la presencia militar internacional, la administración Bush dirigió su atención a Irak, país al que consideraba una amenaza para la seguridad mundial y al que acusó de almacenar armas nucleares. En contra esta vez de la opinión de las Naciones Unidas, las fuerzas norteamericanas atacaron Irak en marzo de 2003, venciendo rápidamente a su ejército regular, si bien nunca se pudo terminar de pacificar el país.

    Aunque Bush logró ser reelegido en noviembre de 2004 frente al demócrata John Kerry, la impopularidad de las intervenciones militares en el extranjero, la fuerte recesión económica y la incapacidad de reacción que se le achacó tras las desastrosas consecuencias del huracán Katrina (agosto de 2005) desgastaron claramente su imagen pública durante su segundo mandato.

    En 2009 fue sustituido en el cargo por el nuevo presidente demócrata Barack Obama. Desde entonces se ha mantenido alejado de la política activa, dedicándose, entre otras actividades, a escribir unas memorias de su mandato presidencial (Decision Points).