Francisco Jiménez de Cisneros

    Francisco Jiménez de Cisneros (1436-1517), prelado y político español que llevó a cabo una reforma de la religión, ámbito en el que llegó a ser nombrado cardenal. Cisneros ocupó la regencia del reino de Castilla en dos ocasiones (1506 y 1516-1517); forzó la conversión de los musulmanes de Granada, impulsó cruzadas por el norte de África y fundó la Universidad de Alcalá (1508).

    Francisco Jiménez de Cisneros nació en 1436 en Torrelaguna (reino de Castilla, actual España) con el nombre de Gonzalo. Tras estudiar en la Universidad de Salamanca, se trasladó a Roma (1459-1466). Sus primeras responsabilidades eclesiásticas fueron como arcipreste de Uceda (1471) y capellán mayor de Sigüenza (1482).

    Su carrera dio un notable giro cuando en 1484 decidió abandonarlo todo e ingresar en la orden franciscana. Cambió su nombre por el de Francisco y se recluyó en el convento de La Salceda.

    En 1492 fue nombrado confesor de la reina Isabel de Castilla y tres años más tarde accedió al puesto de arzobispo de Toledo, desde donde impulsó la reforma del clero, con medidas como la prohibición del concubinato y la obligatoriedad de vivir en las parroquias.

    En 1499 aceptó el encargo de los reyes de evangelizar a los musulmanes de Granada. Cisneros forzó las conversiones, dando lugar a levantamientos en Granada y las Alpujarras en 1500. Controlada la revuelta en 1502, obligó a los mudéjares a convertirse o marcharse del reino.

    La muerte de la reina Isabel (1504) propició su vinculación al ámbito político. Así, medió para solucionar el conflicto surgido entre el rey Fernando el Católico, marido de Isabel, y su yerno Felipe el Hermoso. Ocupó la regencia de Castilla tras la muerte de Felipe el Hermoso (1506), y en 1507 fue designado cardenal e inquisidor mayor, cargo desde el que impulsó cruzadas en el norte de África, conquistando Mezalquivir (1507) y Orán (1509).

    Con la muerte de Fernando el Católico Cisneros volvió a ocupar la regencia (1516-1517), teniendo que hacer frente a intrigas cortesanas y a sublevaciones urbanas, contra las que creó una milicia llamada Gente de Ordenanza.

    Francisco Jiménez de Cisneros impulsó también la cultura a través de la fundación de la Universidad de Alcalá (1508) y de la publicación de la Biblia Políglota Complutense (1522). Murió en Roa (España) el 8 de noviembre de 1517.