Nicolás Copérnico

Nicolás Copérnico (Mikolaj Kopernik, 1473-1543), astrónomo polaco que desarrolló el modelo heliocéntrico, de acuerdo al cual el Sol ocupa el centro del Sistema Solar y la Tierra se desplaza a su alrededor, provista de movimientos de traslación y rotación, lo que se oponía a las teorías vigentes en la época, según las cuales la Tierra representaba el centro estático del universo.

Años de formación

Copérnico nació el 19 de febrero de 1473 en la localidad de Torum, Polonia. Fue el cuarto hijo de un acaudalado hombre de negocios, Nicolaus Kopernik, y de Barbara Watzenrode, quien a su vez pertenecía a una familia acomodada. Cuando, en algún momento entre 1483 y 1485, su padre falleció, Copérnico fue puesto al cuidado de su tío materno Lucas Watzenrode. Éste, que pronto sería nombrado obispo, decidió que el joven Nicolás debía hacer carrera en la Iglesia.

Copérnico pasó el periodo entre 1491 y 1494 en la Universidad de Cracovia, estudiando astrología y astronomía. Abandonaría el lugar con 24 años, sin haber alcanzado la graduación, con el fin de trasladarse a la Universidad de Bolonia (Italia), donde permaneció desde 1496 a 1500. Es necesario señalar que durante parte de ese tiempo, Copérnico compartió alojamiento con el principal astrónomo de la universidad, Domenico Maria de Novara, parte de cuyas tareas abarcaban elaborar predicciones astrológicas referentes al futuro de la ciudad y también a personas individuales, en especial a los príncipes italianos y los enemigos de éstos. Al lado de Domenico Maria de Novara, Copérnico profundizó en la práctica de la astrología. No debe olvidarse que en aquella época la astrología y la astronomía eran disciplinas íntimamente ligadas, partes de una materia conocida como “ciencia de las estrellas”. Los practicantes de tales disciplinas tenían como tarea la observación de los cielos y el cálculo, por medios teóricos, de tablas que describieran los movimientos de los cuerpos astrales y que posteriormente eran empleadas para efectuar predicciones astrológicas.

Son abundantes las lagunas que existen en la biografía de Copérnico, pero resulta razonable pensar que fue Domenico Maria de Novara quien le facilitó el acceso a algunos de los textos en que luego se basaría para desarrollar su teoría heliocéntrica. Dos de tales obras fueron Representación del Almagesto de Ptolomeo de Johann Müller y Debate contra la astrología adivinatoria de Giovanni Pico della Mirandola. El primer texto constituye un resumen, junto con ciertas correcciones y críticas, de las ideas de Claudio Ptolomeo, astrónomo egipcio del siglo II que había formulado la conocida como teoría geocéntrica, de acuerdo a la cual la Tierra constituía el centro inmóvil del universo. Por otro lado, el texto de Della Mirandola representaba un ataque contra la disciplina de la astrología, basándose para ello en el desacuerdo generalizado entre los astrólogos respecto al orden de los planetas. Si la astrología estudiaba el efecto de los astros sobre las personas y tal efecto se hallaba en función de la distancia a que se encontraban, ¿cómo se podía dar credibilidad a las predicciones si nadie conocía la verdadera posición de los planetas?

Entre 1501 y 1503, Copérnico amplió sus estudios en la Universidad de Padua, centrándose en esta ocasión en el campo de la medicina. Tras obtener su doctorado regresó a Polonia, donde su tío Watzenrode, convertido ya en obispo, le había buscado un puesto en el palacio obispal. Allí sus tareas eran principalmente administrativas, como gestionar los molinos, y médicas, como prestar cuidados médicos a los religiosos del lugar. Durante su tiempo libre, perseveraba en los estudios sobre astronomía.

Cuando la Tierra dejó de ser el centro del universo

En la época de Copérnico estaba aceptada la premisa de que los planetas, la Luna, el Sol y las estrellas se desplazaban a velocidades angulares constantes, y con radios fijos, alrededor de su centro de rotación, que no era otro que el planeta Tierra. Basándose en este punto de partida se habían desarrollado dos teorías: la de Aristóteles y la de Claudio Ptolomeo. El primero defendía que los cuerpos astrales se hallaban embebidos en unas esferas gigantescas, materiales, giratorias e invisibles, cuyo centro era la Tierra. Esta teoría nunca había podido ser comprobada por métodos prácticos, luego no resultaba fiable. Por otro lado estaban los planteamientos de Ptolomeo. Éste afirmaba que los astros efectuaban diferentes tipos de movimientos, como el giratorio excéntrico y los epiciclos, de nuevo alrededor de la Tierra. El sistema, aunque más sofisticado que el anterior, también poseía inconsistencias. Una de ellas era que Ptolomeo había estudiado los planetas independientemente, sin considerar sus interrelaciones. De nuevo hay que recordar que se desconocía el orden en que los planetas se disponían en el espacio. Por ejemplo, Ptolomeo aseguraba que Venus se encontraba próximo al Sol mientras que Mercurio lo estaba a la Luna. Otros astrónomos tenían ideas diferentes al respecto.

Nicolás Copérnico propuso una teoría revolucionaria para dar solución a tal problema. Planteó que el centro del universo –de lo que ahora conocemos como el Sistema Solar, en realidad– no era la Tierra, sino el Sol. La Tierra no se hallaría inmóvil, sino que giraría alrededor de éste. Partiendo de tal modificación reordenó los planetas entonces conocidos de acuerdo a su proximidad al astro: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter y Saturno. Esta colocación se correspondía con los periodos siderales de los planetas, desde los 88 días de Mercurio hasta, en orden creciente, los 30 años de Saturno.

Sin embargo, las ideas de Copérnico presentaban un serio inconveniente: se oponían a los planteamientos tanto de Aristóteles como de Ptolomeo, los cuales eran firmemente aceptados por los poderes eclesiásticos de la época.

Difusión de la nueva teoría

El modelo heliocéntrico de Copérnico fue presentado al mundo por primera vez y de forma resumida en la obra Primera narración (1540-1541), escrita junto con su ayudante Georg Rheticus. En este texto Copérnico se presentó a sí mismo como un respetuoso continuador de los pasos de Ptolomeo y planteó la necesidad de ir más allá de las teorías de éste. A sabiendas de la gran oposición que el nuevo modelo sufriría, Copérnico y Rheticus resaltaron el logro alcanzado al reordenar los planetas. Con gran cuidado estaban preparando al mundo para la aceptación de su modelo.

El conjunto de las ideas desarrolladas por Copérnico fue recogido en la obra Seis libros sobre las revoluciones de las órbitas celestes (1543), publicado en el año de la muerte de su autor, pero que, sin embargo, no se realizó según la intención de éste debido al accidentado proceso de impresión.

El libro fue impreso en la ciudad alemana de Nuremberg, por el reconocido impresor Johann Petreius. Ni Copérnico ni su ayudante Rheticus pudieron hallarse presentes para supervisar el proceso, por lo que la labor fue encomendada al teólogo Andreas Osiander –experto en matemáticas y figura en la política de la ciudad–, que introdujo importantes modificaciones en la obra. La principal de ellas fue presentar las ideas de Copérnico como meras hipótesis teóricas, y no como firmes aseveraciones sobre el orden del universo. También cambió el título del libro e insertó una carta dirigida a los lectores en la que señalaba que las ideas contenidas en la obra no pretendían ser la verdad. A pesar de la cólera que despertaron en Rheticus, todas estas modificaciones hicieron posible la publicación del libro, el cual sirvió de base crucial para los trabajos de posteriores astrónomos y científicos, como Johannes Kepler e Isaac Newton.

Cuenta la leyenda que Copérnico recibió una copia impresa de esta obra el último día de su vida. Falleció en Frauenburg, Prusia, actualmente Polonia, el 24 de mayo de 1543.

Cronología de Nicolás Copérnico

1457 – Nace Nicolás Copérnico en Torum, Polonia.

1491-1494 – Estudia Astrología y Astronomía en la Universidad de Cracovia.

1496-1500 – Se traslada a Bolonia (Italia) done finaliza sus estudios. Se doctora en Astronomía.

1501-1503 – Amplia estudios de Medicina en la Universidad de Papua. Regresa a Polonia. Administración de la diócesis de Warmia.

1514Pequeño comentario.

1515De revolutionibus.

1540-1541Primera narración.

1543 – Fallece en Polonia.Seis libros sobre las revoluciones de las órbitas celestes.