Denis Diderot

    El francés Denis Diderot fue una de las principales figuras de la Ilustración

    Denis Diderot (1713-1784), pensador francés, figura clave en el movimiento ilustrado, fue el creador de la primera enciclopedia, obra que representaba la esencia de su pensamiento, racional y científico, con el que pretendía desterrar la mentalidad religiosa imperante hasta entonces.

    Nacido el 5 de octubre de 1713 en la localidad de Langres, Champaña (Francia), aunque de joven estuvo a punto de ordenarse sacerdote jesuita, acabó marchando a París y estudió artes, carrera en la que se licenció en 1732. Se ganó la vida escribiendo sermones y realizando traducciones, y terminó de formarse estudiando literatura, filosofía, matemáticas y leyes.

    Se hizo frecuente en los cafés de París, donde acudía a las tertulias más típicas de la época, entablando conocimiento con los principales teóricos del movimiento ilustrado. A partir de sus relaciones sociales y de sus trabajos de traducción comenzó a proyectar la creación de la primera enciclopedia, que obtuvo un éxito sin precedentes y que lo encumbró a una posición social privilegiada. Sin embargo, Diderot pasó sus últimos años sumido en la más extrema pobreza, ayudado por diversos personajes relevantes. Murió el 30 de julio de 1784, en París.

    A pesar de que la obra más importante de Diderot fue la Enciclopedia, en cuya edición participó como ideólogo, director, redactor y supervisor; también escribió diversas obras teóricas y literarias como la novela Jacques el fatalista, la obras filosófica Pensées philosophiques (1746), y la obra de orden científico Eléments de physiologie (1774-1780).

    El pensamiento de Denis Diderot supone la quintaesencia de la Ilustración. El teórico francés consideraba que la ciencia, la educación y la razón debían acabar con la visión irracional y llena de prejuicios típica de la religión. Diderot quería que el pueblo alcanzase la mayoría de edad intelectual gracias a la ilustración, por lo que ideó la enciclopedia como el vehículo necesario a través del cual llevar la razón y su historia a todos los hombres. Diderot creía que la humanidad podía progresar, y que este progreso sólo era posible dentro de la más estricta y crítica de las razones.