Fiodor Dostoievski

    Fiodor Dostoievski (1821-1881), considerado uno de los más geniales novelistas de toda la literatura universal. Los personajes que creó, conflictivos y atormentados, son un reflejo de las contradicciones que anidan en el alma humana.

    Dostoievski nació el 11 de noviembre (30 de octubre según el calendario juliano) de 1821 en Moscú, dentro de una familia acomodada pero de carácter estricto. Estudió ingeniería militar en San Petersburgo, aunque decidió no ejercer dicha profesión para entregarse por completo a la literatura. Las estrecheces económicas, que lo agobiaron toda la vida, provocaron que escribiera de manera inagotable.

    En 1846 dio a conocer su primera obra, Pobres gentes, una novela epistolar que gozó de un gran éxito entre los críticos y el público. Su principal virtud consistió en mostrar una gran capacidad para retratar psicológicamente a los personajes. Ese mismo año, publicaría una nueva novela, El doble, pero no tuvo el éxito de la anterior.

    Su siguiente gran proyecto fue la publicación por capítulos de la novela Niétoshka Nezvánova (1849) pero cuando tan sólo llevaba editados los tres primeros, el autor fue detenido bajo la acusación de conspirar contra el zar.

    Dostoievski fue confinado en Siberia para realizar trabajos forzados, ya que la pena de muerte a la que había sido condenado le fue conmutada poco antes de ser fusilado. En Siberia comenzó a leer la Biblia, lo cual le produjo una transformación espiritual que se vería reflejada en sus obras posteriores.

    La liberación le llegó en 1854, aunque le obligaron a incorporarse al regimiento de tiradores siberianos de Semipalatinsk, donde reanudó sus actividades literarias.

    En 1857 contrajo matrimonio y comenzó la etapa más brillante de su vida. Regresó a San Petersburgo en 1860 y fundó la revista Vremia en compañía de su hermano Mijaíl. En dicha revista publicó Recuerdos de la casa de los muertos, (1861-1862), donde rememoraba sus años en Siberia. Gracias a esta obra, Vremia obtuvo una gran publicidad y Dostoievski recobró su anterior prestigio como escritor.

    Asimismo, durante esa época dio a conocer Humillados y ofendidos (1861) y Memorias del subsuelo, una novela breve.

    Entre 1864 y 1865 fallecieron su esposa y su hermano. Además, pendía sobre él la amenaza de ir a la cárcel debido a las deudas contraídas, por lo que decidió partir al extranjero, donde se arruinaría por culpa de su afición al juego.

    A su regreso a Rusia (1866), editó su primera obra maestra, Crimen y castigo, en la que un estudiante nihilista asesina para demostrar su desprecio hacia las normas morales; sólo consigue regenerarse en la cárcel a través del sufrimiento. Poco después, y tras contraer matrimonio con la taquígrafa que trabajaba para él, Anna Snitkina, publicó otra novela corta, El jugador, de carácter claramente autobiográfico.

    Dostoievski tuvo que abandonar nuevamente Rusia y, junto a su segunda esposa, recorrió durante casi cinco años varios países de Europa occidental. Entre 1868 y 1869 redactó El idiota, en la que su protagonista era un aristócrata tomado por imbécil debido a su enorme bondad.

    Volvió a su país y en 1872 publicó Los demonios, donde expresaba su oposición a los movimientos revolucionarios. Dedicó los años siguientes a la redacción de su última y quizás mejor novela, Los hermanos Karamazov(1879-1880), en donde se plantea la búsqueda de Dios y de la fe.

    Una hemorragia cerebral acabó con su vida el 9 de febrero (28 de enero según el calendario juliano) de 1881 en San Petersburgo.