Benito Jerónimo Feijoo

    Benito Jerónimo Feijoo y Montenegro (1676-1764), monje benedictino español que con su erudita y extensa obra constituyó un precedente al renacer cultural de la Ilustración.

    Nació en Casdemiro, provincia de Orense, el 8 de octubre de 1676.

    Realizó sus primeros estudios en un seminario, en 1690 ingresó en la orden de los benedictinos y fue destinado al monasterio de San Vicente, en Oviedo.

    Durante toda su vida se mantuvo ligado a esta ciudad asturiana; así, en su Universidad se hizo cargo de las cátedras de filosofía y teología.

    Allí falleció el 26 de septiembre de 1764.

    Benito Feijoo mostró gran interés en conocer las corrientes culturales europeas de su época.

    Consciente del retraso que llevaba España con respecto a las principales potencias del continente, especialmente en lo relacionado con el conocimiento científico, criticó el nivel en que se hallaba la ciencia médica en la obra Aprobación apologética del escepticismo médico (1725).

    En 1726 comenzó a publicar los nueve tomos de Teatro crítico universal, el último de ellos apareció en 1739.

    Otra amplia obra, también dada a conocer de forma espaciada, fue Cartas eruditas y curiosas, que abarcó cinco volúmenes publicados entre 1742 y 1760.

    En ellas se aprecia la amplitud de sus conocimientos, en campos como la medicina, la filosofía, la astronomía, la gramática y, por supuesto, la religión.

    Ambas obras lograron bastante reconocimiento, tanto en España como en los principales países europeos, pero la participación de un clérigo en discusiones de tipo científico y cultural suscitó una fuerte controversia en determinados círculos.

    El padre Feijoo decidió tomar parte en ese debate publicando su Ilustración apologética (1729) y Justa repulsa de inicuas acusaciones (1749).