Fidias

    Fidias, Atenea Partenos

    Fidias (h. 490 a.C.- h. 430 a.C.), escultor griego, máximo representante del periodo clásico y célebre por dotar de expresividad y movimiento a sus esculturas. Su obra Estatua de Zeus está considerada como una de las siete maravillas de la antigüedad.

    No se conocen muchos datos de la vida de este artista. Parece que nació hacia el 490 a.C. en Atenas (Grecia). Su padre, conocido con el nombre de Cármides, era pintor, por lo que Fidias practicó este arte en un primer momento. Sin embargo, siendo discípulo de Egia y Agelada de Argos se interesó por la escultura.

    Cuando Pericles alcanzó el poder en el 449 a.C., encargó a Fidias la supervisión de las obras públicas y la realización de numerosas estatuas para la ciudad de Atenas, entre las que cabe mencionar tres esculturas de la diosa Atenea: la Atenea Promaco, que fue uno de sus primeros trabajos, hecha en bronce y terminada hacia el 456 (en ese momento fue considerada como la estatua más alta construida en Atenas, con nueve metros de alto); Atenea Lemnia, también en bronce, erigida con motivo de la colonización de Lemos por parte de los atenienses, y Atenea Partenos, finalizada en el 438, esculpida en oro y marfil con una altura de doce metros y colocada en el interior del Partenón.

    La obra maestra de Fidias, considerada por su belleza como una de las siete maravillas de la antigüedad, fue la Estatua de Zeus del templo de Olimpia, esculpida también en oro y marfil y con trece metros de altura. Fue terminada hacia el 430.

    Fidias fue el precursor de un estilo clásico que permanecería en Grecia durante dos siglos. Sus esculturas destacan por poseer una belleza perfecta, rozando lo sobrenatural, erigidas con unos ropajes elegantes que acentúan la majestuosidad de las mismas.

    Encarcelado bajo la acusación de haber robado el oro destinado a la construcción de la Atenea Partenos, sobre la muerte de Fidias existen diferentes versiones. Hay quien sostiene que murió en prisión, mientras que otros historiadores piensan que escapó y se refugió en Elide, donde murió hacia el 430 a.C.