Francisco de Goya

Goya, La maja desnuda.

Francisco José de Goya y Lucientes (1746-1828), artista español que destacó por sus pinturas y grabados en los que representó a las principales figuras de la corte de Carlos IV y Fernando VII, escenas de la vida cotidiana y la tauromaquia, así como imágenes de la Guerra de la Independencia española. Entre sus obras más destacadas se encuentran Maja vestida, Maja desnuda, la serie Caprichos y los lienzos El dos de mayo y Los fusilamientos del tres de mayo. Su fuerte estilo expresivo y su técnica pictórica le han valido ser considerado como uno de los principales precursores del impresionismo y los movimientos de vanguardia del siglo XX.

Goya, La maja vestida.

Primeros años (1746-1786)

Francisco de Goya nació en 1746 en Fuendetodos, un pueblo aragonés en el que su padre estaba trabajando como artesano dorador. A los doce años, ingresó como aprendiz en el taller de José Luzán para, posteriormente, pasar al de Francisco Bayéu, pintor de tapices para la corte de Carlos III, en Madrid.

Al fracasar sus intentos por ingresar en la academia de San Fernando, marchó a Roma con la intención de mejorar sus técnicas. De regreso a Zaragoza en 1771, Goya recibió su primer gran encargo (la realización de los frescos del coreto de la basílica del Pilar), un trabajo al que dedicó, de forma intermitente, diez años.

En esta etapa, su estilo todavía no está cargado de la originalidad posterior, sino que estaba enmarcado dentro de la tradición barroca y rococó impulsada por Giovanni Battista Tiepolo en España.

En 1773, de vuelta en Madrid, Goya contrajo matrimonio con Josefina Bayéu, hermana de su antiguo mentor, entrando además a colaborar, gracias a la intercesión de su cuñado, en la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara. Este trabajo le serviría para trabar conocimiento con personajes influyentes de la corte y, sobre todo, con Anton Raphael Mengs, artista cortesano alemán, que provocaría en Goya un giro hacia el neoclasicismo adornado con detalles procedentes de Diego Velázquez y Rembrandt.

En 1780, Goya presentaría su Cristo en la cruz, modelado siguiendo el cuadro homónimo de Velázquez, a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y sería admitido como miembro de la misma. Cinco años más tarde, a medida que Goya iba acrecentando su propio estilo personal, sería erigido en director de la sección de pintura de la Academia.

Goya, pintor de la corte (1786-1808)

Sus progresos en la definición de un estilo personal se vieron acompañados de su repentino ascenso en el mundo cortesano. En 1786, Goya fue nombrado pintor de la corte de Carlos III para, dos años más tarde, convertirse en el favorito de Carlos IV.

Es a partir de entonces cuando Goya comienza a ejecutar sus obras maestras. Entre ellas cabe destacar las dos majas (Maja desnuda, Maja vestida) encargadas por el primer ministro Manuel Godoy, retratos oficiales como La familia de Carlos IV, series de pinturas y grabados en los que da muestras de su gusto por la crítica social a través de las figuras caricaturescas (serie Los caprichos) y frescos como los de la iglesia de San Antonio de la Florida.

En todas las obras de esta época se puede ver ya la consolidación de su arte. Aunque en sus pinturas más oficiales se sigue observando la influencia de Tiepolo, se distinguen trazos personales que quedan corroborados en sus trabajos privados. Incluso en el retrato de La familia de Carlos IV, se puede apreciar la acidez de la visión del artista (acrecentada por la progresiva sordera que le atenazaba desde 1792), la deformación caricaturesca de los rasgos, la fealdad convertida en elemento estético.

Los horrores de la guerra (1808-1814)

En 1808, Carlos IV abdicó dejando el camino libre a la instauración del régimen napoleónico en España hasta que, en mayo de ese mismo año, una revuelta popular en Madrid dio paso al inicio de la Guerra de la Independencia española.

Testigo de excepción de los acontecimientos, Goya realizó numerosos retratos de los contendientes (José Bonaparte, Duque de Wellington, etc.), mientras comenzaba una serie de aguafuertes titulada Los desastres de la guerra, en los que plasma los horrores del conflicto.

A pesar de que permaneció como pintor de la corte durante estos años y fue acusado de colaboracionista por ello, el fin de la guerra y la restauración de Fernando VII en el trono le valió el perdón real y la comisión de unas obras que conmemorasen la revuelta madrileña. Nacieron así dos de sus creaciones más famosas, El dos de mayo (o La carga de los mamelucos, 1814) y Los fusilamientos del tres de mayo (1814), en las que se muestra la profunda carga subjetiva que Goya es capaz de imprimir a sus composiciones a través de trazos que pueden ser consideradas como preimpresionistas. Es, en definitiva, el contrapunto al neoclasicismo imperante en la época: Goya no confiere importancia al detalle de la grandeza como sus contemporáneos franceses (especialmente Jacques-Louis David), sino a la expresión y a la transmisión de la emoción del horror.

Los fusilamientos del tres de mayo, una de las creaciones más famosas de Goya.

La Quinta del Sordo y el exilio (1814-1828)

Aunque Goya permaneció trabajando en la corte tras el ascenso de Fernando VII, su producción se fue desvinculando paulatinamente de los círculos oficiales, alternando los retratos del rey (1815) con series de aguafuertes (Tauromaquia, 1816). Enfermo, pasó grandes temporadas en su casa de la Quinta del Sordo, la cual fue decorando paulatinamente con un conjunto de pinturas negras que, junto a la serie de Los disparates (también conocida como Los proverbios), representaban perfectamente su decaído estado de ánimo y su pesimismo ante la situación social y política de su país.

Finalmente, en 1824, Goya no pudo resistir más. El fracaso de un golpe de estado de corte liberal y el triunfo del absolutismo más descarnado de Fernando VII llevaron al artista a solicitar, ese mismo año, permiso para marchar a Francia con la intención de seguir una “cura de salud”. En realidad, lo que buscaba Goya era el exilio voluntario en Burdeos, donde durante cuatro años siguió realizando algunos retratos. Murió en dicha ciudad francesa en 1828.

Cronología de Francisco de Goya

1746 – Nace Francisco de Goya en Fuendetodos, Zaragoza.

1758 – Ingresa como aprendiz en el taller de José Luzán.

1762 – Ingresa en el taller de Francisco Bayéu.

1770 – Se traslada a Roma.

1771 – Regresa a Zaragoza. Frescos de la basílica del Pilar.

1773 – Trabaja en la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara.

1780Cristo en la cruz. Admitido enlaReal Academia de Bellas Artes de San Fernando.

1786 – Nombrado pintor de la corte de Carlos III.

1788La gallina ciega.

1789 – Se convierte en pintor de la corte de Carlos IV.

1793 – Comienza la serie Los caprichos.

1795 – Gana la plaza de Director de la Academia de San Fernando.

1800-1801 La Maja desnuda, La Maja vestida, La familia de Carlos IV.

1814El dos de mayo, Los fusilamientos del tres de mayo.

1816Tauromaquia.

1819-1824 – Pasa largas temporadasen su casa de la Quinta del Sordo. Pinturas negras.

1824 – Se traslada a Francia.

1828 – Muere en Burdeos.

Esquema de Francisco de Goya

Artista español que destacó por sus pinturas y grabados en los que representó a las principales figuras de la corte de CarlosIV yFernando VII, escenas de la vida cotidiana y la tauromaquia, así como imágenes de la Guerra de la Independencia española.

Obras destacadas: Maja vestida, Maja desnuda, Caprichos, Los fusilamientos del tres de mayo.